Vasco Baigorri de EMiPA: “Salvé mi vida de los machetazos de dos intrusos que me agredieron entre gritos, insultos y amenazas contra las comunidades indígenas”

Así describió el periodista y comunicador del Equipo Misiones de Pastoral Social Aborigen (EMIPA) el momento de extrema violencia que enfrentó ante la agresión de dos intrusos la mañana del jueves 18, recorriendo las tierras de las comunidades Mbyá Guaraní en Aristóbulo del Valle, Misiones. Se trata de las más de 6 mil hectáreas que tras una lucha de 17 años y 12 años de litigio, llegaron recientemente a un acuerdo de reconocimiento histórico de la Universidad Nacional de La Plata y fueron recuperadas para la titularidad de las propiedades para las comunidades Mbyá Yvy Pyta, Ka’aguy Poty, Kapi’i Poty, Yvytu Pora y Ka’aguy Miri Rupa, en la zona del Valle del Cuña Pirú.

Por Patricia Escobar 

MISIONES (19/4/2019).- “Salvé mi vida porque tuve una rápida reacción”, sostuvo Vasco Baigorri. Relató que fueron dos personas las que comenzaron a insultar y amenazar al grupo que acompañaba cuando llegaron al lugar donde fueron interceptados, y después se sumaron más personas. “Pero fueron estos dos individuos los agresores, que al reconocerme pareciera que apuntaron su violencia en mi persona, tras amenazarme de muerte, me arrinconaron contra el tronco de un árbol y un alambrado, para asestarme machetazos. El primero lo esquivé y salvé que no me corten la mano porque pegó contra el tronco; al segundo intento del machetazo me agaché en una reacción espontánea, ya que apuntaron a mi cabeza, y logré así esquivar el golpe, pero al recuperarme, de un lado me asestaron con la hoja del machete en el rostro y golpearon mi cabeza, donde ya caí inconsciente”, relató aún conmocionado con lo vivido en la entrevista con ArgentinaForestal.com, tras realizar este viernes la denuncia en la comisaría de Aristóbulo del Valle.

El dirigente de EMiPA logró identificar visualmente a los agresores. “No sé sus nombres, pero viven a mil metros de mi domicilio”, dijo. En las próximas horas realizarían la constatación policial del lugar donde se instalan los intrusos, de manera de poder identificar a los involucrados en la denuncia policial. Trascendió que a uno de ellos lo apodarían “El Brasilero” y el apellido sería “Ziegler”.

Vasco Baigorri es Licenciado en Periodismo (UCA) y escritor, y desde hace más de dos décadas acompaña desde el área de Comunicación al Equipo Misionero de la Pastoral Social Aborigen (EMiPA) y colabora con el Equipo Nacional de Pastoral Social Aborigen (ENDEPA) en la lucha por los derechos de la Nación Mbyá Guaraní en Misiones.

Está radicado en Aristóbulo del Valle hace más 25 años, donde vive con su esposa y su hijo de 19 años. Tras la violencia vivida, su temor no solo está relacionado a que sus agresores viven a poco metros de su domicilio -considerando además que es un pueblo chico-, sino también “por el riesgo para la integridad de las comunidades indígenas que deberán convivir en este clima de hostilidad, cuando en realidad deberían estar en paz, disfrutando del logro histórico de recuperación de su territorialidad”, dijo.

“Los que me agredieron son intrusos. Habrán llegado a la zona hace unos dos años, cuando se instalaron sabían que eran en predios que estaban en procesos de recuperación para las comunidades. Trabajan en plantaciones. Pero hace poco, lograron que se le otorguen luz eléctrica y agua, y entre gritos se jactaron de ello, nos decían que nadie ahora podría sacarlos de allí, porque ya tenían los servicios”,  recordó Baigorri entre lo que fue reconstruyendo del momento vivido.

“Ellos nos vieron y comenzaron a insultar y gritar, y cuando me reconocieron, fue que incrementaron su nivel de violencia, me amenazaron de muerte como también a quienes me acompañaban, hasta llegar al extremo de la agresión física, con machetes que, aún cuando recuerdo la situación me descoloca, no me esperaba este ataque, salvé mi vida de los machetazos porque tuve una rápida reacción”, relató el periodista.

Después que recobró el conocimiento, indicó que “sin saber que pasó en ese tiempo de mi pérdida de conocimiento, solo atiné a subir a todos a la camioneta para salir del lugar hacia la Ruta 7 . Por suerte no lastimaron a nadie del grupo que me acompañaba, solo intentaban calmar a la niña que estaba muy asustada.  Pero el sentimiento de temor queda instalado, el nivel de violencia fue grave. Y ahora viene un proceso de recuperación de la territorialidad, después de muchos años de lucha, las comunidades adquirieron sus derechos con la titularidad de la propiedad después de un reconocimiento de la Universidad Nacional de La Plata. Mucha gente sabía que este paso era un hecho, y se han movilizado para intrusar las tierras en los últimos años. Ahora, será necesario intermediar para ordenar la situación y frenar un mayor conflicto social, porque no se trata de un hecho aislado, sino de un ataque a los derechos de las comunidades”, sostuvo Baigorri.

 

Fomentar la interculturalidad

Para atender esta problemática y mejorar la convivencia, Baigorri consideró que “habrá que realizar un trabajo conjunto entre el Estado Provincial y la Justicia, ya que las escrituras de las tierras darán formalidad a los derechos adquiridos por las comunidades, pero es un proceso que hay que acompañar para ordenar la situaciones de intrusiones existentes”, precisó.

En este sentido, explicó que “se presentan intrusiones en la zona de Paraje San Juan y otras áreas con grandes desmontes, hay otros hechos de violencia contra las comunidades. Por otra parte, si bien se dan casos de ocupaciones de familias de escasos recursos que necesitan apoyo para ser re-ubicadas, y que son productores que buscan un lugar para subsistir, o que fueron engañados al momento de comprar el lote, pero es gente pacífica y con la que se tiene dialogo. Lo que nos preocupa es el avance de la intrusión nueva o de apropiación de tierras de gente de gran poder económico que está avanzando sobre el monte. Todos en Aristóbulo del Valle saben que se trata de tierras que pertenecen las comunidades Mbyá Guaraní”, sostuvo el vocero de EMiPA.

Denuncia por agresión y amenazas

El hecho ocurrió en la mañana de este jueves 18 de abril, el integrante de EMiPA estaba junto a Catri Duarte, Mburuvichá de Tekoa Ka`aguy Miri Rupa, su esposa Isabel Rodríguez, su nieta Luana de 8 años, y Mario Borjas de Mburuvichá Tekoa Ka’a Kupe, realizando un recorrido en tierras de las comunidades que fueron recuperadas recientemente, las 6.035 hectáreas que la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) ocupaba en el alto Valle del Cuña Pirú, y que tras una lucha de más de 17 años, con 12 años de litigio judicial y un acuerdo de partes de reconocimientos de sus derechos, finalmente fueron recuperadas para la titularidad de las propiedades para las comunidades Mbyá Guaraní Yvy Pyta, Ka’aguy Poty, Kapi’i Poty, Yvytu Pora y Ka’aguy Miri Rupa, en el municipio de Aristóbulo del Valle.

En momentos que recorrían el lugar para hacer un trabajo periodístico sobre esta recuperación territorial que sería presentado en el encuentro nacional de la Semana de los Pueblos Indígenas, fue cuando se vieron sorprendidos por un grupo de personas que se encontraban en cercanías de las tierras recuperadas. Primero se ubicaron en el sector que da a los miradores de la Ruta 7, luego se dirigieron al otro lado del territorio; de un costado siguieron por un camino abierto sin tranqueras para tomar un abandonado y angosto sendero, y se dirigieron después hacia un camino más limpio. Fue en ese tramo que se encontraron con estas dos personas que con solo verlos comenzaron a gritar insultos y amenazas sobre la integridad del dirigente de la Pastoral Social y contra las comunidades Mbyá Guaraní.

Según explicó Baigorri, y dejó constancia en la denuncia policial, “detuve la camioneta para explicar el motivo de la recorrida por el lugar, pero las amenazas fueron cada vez mayores, los insultos y descalificativos para quienes me acompañaban en el lugar, comencé a preocuparme por que estaba con nosotros una niña de 8 años, pero los gritos eran cada vez más fuertes con insultos de alto nivel discriminatorio, racista y amenazándonos de muerte. Luego uno de los agresores apareció con un machete, al tiempo que se suman dos personas más. En ese momento, me cierran entre el tronco de un árbol y un cerco, uno de los sujetos intenta darme un machetazo en la mano que de no alcanzar a sacarla la hubiera cortado. Todo fue muy rápido, del otro lado otro de los agresores me golpea con la hoja del machete en el rostro, y después alguien me golpea la cabeza, fue cuando me desmayé”, relató respecto a la agresión y violencia sufrida.

Si bien realizó este viernes la denuncia ante la comisaría local, los abogados de EMiPA llevarán la situación a la Justicia,  ante lo que consideran un grave antecedente contra los derechos y libertades de las Comunidades Mbyá Guaraní, “por su integridad física, la discriminación manifiesta, y de no poder disponer libremente y sin peligro de su territorio”, sostuvo Baigorri.

Manifestaciones de repudio y solidaridad

Todo el equipo de EMiPA y ENDEPA hizo llegar su más profundo rechazo a la “injustificada agresión” sufrida por su colaborador. “Manifestamos nuestra solidaridad y el mayor repudio a esta cobarde agresión; dejando sentada la preocupación ante esta grave situación que atenta no solo contra una decisión judicial, sino también con las libertades de las Comunidades de disponer libremente y sin peligro del territorio”, expresaron.

Desde el gobierno de Misiones, funcionarios de diversos organismos se comunicaron con el dirigente de EMiPA para expresar su solidaridad y absoluto rechazo al violento ataque sufrido en Aristóbulo del Valle.  También fueron centenares las expresiones de preocupación y repudio ante lo sucedido, que llegaron a través de las redes sociales desde distintos puntos del país y del exterior.

En contacto con Misiones Online, el diputado nacional Ricardo Wellbach reflexionó en que “la justicia debería investigar  el hecho, no solo como un acto de violencia sino de ataque a una cultura”, dijo.

De esta forma, expresó su rechazo a la agresión que sufrió el periodista y miembro de EMiPA, Vasco Baigorri, en momentos que acompañaba en una recorrida a Catri Duarte, Mburuvichá de Tekoa Ka`aguy Miri Rupa con su esposa Isabel Rodríguez y su nieta Luana de ocho años, Mario Borjas de Mburuvichá Tekoa Ka’a Kupe, en áreas del territorio recuperado a la Universidad Nacional de La Plata para realizar un trabajo periodístico sobre este reconocimiento histórico.

“Estoy consternado y enfadado”, expresó el diputado Wellbach quien consideró que “menos mal Vasco esta fuerte y ágil”. El legislador nacional hizo llegar sus muestras de “solidaridad, cariño y aprecio al Vasco que quiso defender a todos los acompañantes de una agresión infame, cuando por fin se gana una batalla en los derechos de los mbya  parece que no cesa ese racismo que busca arrancarles  el alma y negarles su humanidad”, opinó el diputado.

Por su parte, la subsecretaria de Tierras y Colonización del Ministerio de Ecología, Sonia María del Carmen Mello expresó: “Mi total repudio a este tipo de actitudes, y mi solidaridad con un compañero y amigo (Vasco) así como con todos los hermanos de la comunidad Mbya Guaraní. Estas son las maneras de actuar que no ayudan a la paz de nuestros pueblos”.

El ambientalista Rulo Bregagnolo también expresó su repudio al hecho de violencia: “Lamento profundamente este hecho de agresión y mi solidaridad para con Isabel, Luana, Vasco, Catri, Mario, el Pueblo Mbyá Guaraní y ENDEPA. Es triste que los dueños de esa tierra no puedan andar en paz en su propio territorio”, reflexionó.

Desde la CTA Autónoma de Misiones repudiaron “la agresión racista e intimidaciones a comunidades mbya del Alto Valle del Cuña Pirú. Exigen a las autoridades provinciales y al Poder Judicial se garantice el ejercicio pleno de los derechos territoriales sobre las 6.050 has recuperadas de la UNLP, y se solicita se investigue la brutal agresión a miembros del Equipo Misiones de Pastoral Aborigen, varios caciques y sus familias”.

La abogada Roxana Rivas consideró que “aún cuando la Justicia falla a favor de los Pueblos Indígenas, la lucha sigue y se enfrentan cada día a estas situaciones de violencia”.

De esta forma, se expresaron también desde comunidades indígenas y organizaciones de Jujuy, Catamarca, Buenos Aires, y otros puntos del país.

Además, organizaciones internacionales como la ONU Suiza, expresaron su preocupación ante lo sucedido en la provincia y se comunicaron en forma directa con Vasco Baigorri para interiorizarse de la situación.

El hecho se produce en el mismo momento que inicia la Semana de los Pueblos Indígenas en América Latina, oportunidad en que los países realizarán hasta el 25 de abril próximo diversas actividades que permitan dar visibilidad por su lucha en el reconocimiento de los derechos sobre su territorialidad ancestral, bajo el lema “El Territorio es Vida, se Cuida y se Defiende”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *