Cristian Gruber: “Se agota la capacidad económica del sector maderero, necesitamos revisión de medidas de Nación que alivianen la mochila de las PyMEs”

El gerente de Gestión General del Establecimiento Don Guillermo explicó que, en el caso de la industria de la Madera, lo que debía ser un incentivo a las exportaciones forestales a partir de la devaluación se truncó con la decisión de la Nación con la vuelta de las retenciones y la baja de los reintegros a la exportación, que en el contexto de la macroeconomía argentina frenó toda oportunidad para las Pymes, porque la mochila de “costos” internos vinculados a la producción y costos logísticos asociados a las exportaciones, afectan la rentabilidad frente a la competencia externa: “esto prácticamente nos sacó del campo de juego”, sostuvo el empresario.

 

Por Patricia Escobar

 

MISIONES (11/2/2019).-En una entrevista con el empresario Cristian Gruber, gerente de Gestión General del Establecimiento Don Guillermo SRL, en Santiago de Liniers (Eldorado), expuso su visión sobre las principales trabas que enfrenta la industria maderera para recuperar el ritmo de la actividad y sostenerse en tiempos de crisis, en un contexto de recesión económica, aumentos excesivos de costos por la inflación que rige en el país, las bajas ventas y nula rentabilidad,  que afecta a todas las actividades en todos los sectores productivos e industriales, sumado a la presión por aumentos de impuestos.

 

Gruber explicó que, en el caso de la industria de la Madera, lo que debía ser un incentivo a las exportaciones forestales a partir de la devaluación se truncó con la decisión de Nación con la vuelta de las retenciones y la baja de los reintegros a la exportación, que en el contexto de la macroeconomía argentina frenó toda oportunidad para las PyMEs, porque la mochila de “costos” internos vinculados a la producción y costos logísticos asociados a las exportaciones, afectan la rentabilidad frente a la competencia externa: “Esto prácticamente nos sacó del campo de juego”, sostuvo el empresario.

 

Sumado a otras situaciones que parecieran fuera de control, como el incremento desmesurado en la factura de la tarifa eléctrica, la fuerte presión impositiva, entre otros puntos que hacen que cada vez se distancie más la necesaria competitividad de las empresas.

 

En diálogo con ArgentinaForestal.com  el maderero sostuvo que “el sector privado está pidiendo a la Nación soluciones, por eso se necesita el apoyo de la Provincia y de la dirigencia en general, porque hay que trabajar todos juntos para ver cómo se puede alivianar esta “pesada” mochila que arrastran las PyMEs. El escenario actual ya no nos permite avanzar, la capacidad económica del sector maderero se agota, realmente estamos al límite”, graficó en coincidencia con lo expresado también días atrás por la empresaria del rubro automotriz, France “Paquita” Lowe, y el presidente de la Amayadap, Román Queiroz, entre otros directivos que manifestaron el crítico escenario que se enfrenta y trazaron un panorama desalentador para los próximos meses en el Norte de Misiones , durante la reunión Multisectorial Empresaria realizada el martes en Eldorado, y que retomará en una “mesa chica” hoy desde la 19 en la sede de la Amayadap.

 

Gruber también mencionó que “lo que nos preocupa muchísimo es el incremento exorbitante en la facturación de la tarifa eléctrica, la suba de los peaje para operar en la zona, el aumento de combustibles, los altísimos intereses de financiamiento de los bancos, la abrupta caída de las ventas en los últimos meses, la cadena de pagos cortada de nuestros compradores, la presión impositiva tanto de la Nación como de Provincia, etcétera. Es decir, en la actividad forestal se venía sosteniendo el empleo con menor producción y con márgenes de rentabilidad casi nulo en los últimos años, pero la realidad que todo este contexto es constante golpes económicos y se está haciendo imposible de sobrellevar, y lo que más agobia es la falta de reacción de Nación”, advirtió el maderero.

 

 

 

Soluciones de fondo

Ante el alarmante panorama, se unieron en Eldorado en una Multisectorial Empresarial en la que diferentes actividades coinciden en la necesidad de soluciones de fondo e integrales, ya que al que el sector foresto-industrial, la crisis golpea  a otras actividades económicas. Por ello, en el encuentro estuvo el presidente de la Confederación Económica de Misiones (CEM), Alejandro Haene, para apoyar los planteos de las cámaras empresarias del sector del Comercio, Industria, Turismo, Automotor, Foresto-industria, y servicios varios. Del encuentro participaron representantes de todo el arco político de Misiones y casi diez intendentes de la zona Norte, quienes escucharon los planteos y se comprometieron a encontrar respuestas en mesas de trabajo locales. Incluso, el intendente de Eldorado, Norberto Aguirre, confirmó la comunicación del gobernador Hugo Passalacqua sobre su predisposición a recibirlos en el corto plazo y estudiar su petitorio.

 

Para Gruber, este primer encuentro “permitió a los empresarios tener la certeza de que todos los espacios políticos están en cabal conocimiento de las dificultades que se enfrentan en Misiones en la economía productiva e industrial. Y en ese marco, lo que pedimos fue que apoyen algunas propuestas y también que piensen en medidas urgentes que ayuden a descomprimir la presión actual. Si hay que ir a golpear puertas a la Nación, que todos los niveles de gobierno estén en conocimiento de lo que se necesita y brinden su apoyo ante la Provincia y la Nación para revisar determinadas decisiones que resultaron ser una traba en lugar de un incentivo, como es el caso de la vuelta de las retenciones a la exportación y la baja de los reintegros, derechos a la exportación y demás,”, explicó el directivo del aserradero Don Guillermo, remarcando como uno de los puntos principales de sus preocupaciones.

 

“En el sector foresto-industrial entendemos que esta marcha atrás (de volver a establecer retenciones y bajar reintegros) fue una decisión forzada del gobierno nacional, pero hay que revisar por rubro y producto, y analizar qué impacto tiene esto, no se puede tomar una medida en forma general, porque esto traba de manera importante a las exportaciones de productos forestales, y dista en su resultado de ser uno de los objetivos de los que se habló en la Mesa de Competitividad Nacional para incentivar el desarrollo de la cadena sectorial”, cuestionó el maderero.

 

Paralelamente, consideró que la vuelta de las retenciones a la exportación fue “una muestra más de que no hay reglas claras en el país, porque, en mi caso particular, estaba camino al Puerto de Buenos Aires con una carga cerrada cuando nos enteramos que aplicaron un impuesto que -al momento de la venta- no se había contemplado en el costo porque no existía. Nuevamente, volvimos a perder, porque es un problema que no se puede trasladar al cliente, es un tema de nuestro país y lo tuvimos que absorber como un riesgo de empresa. Afuera, en el mundo, solo rige la ley del mercado, y se queda con el cliente aquel que mejor producto y precio ofrece”, manifestó Gruber.

 

 

“Hasta ahora, en lo que va de estos tres años de gobierno, las políticas de fomento al empleo, al valor agregado, a la inversión y a la exportación, estarían fallando”, cuestiono el joven empresario maderero. A su vez, consideró que “está claro que aún no hay en el país un Plan Nacional con contenido y consensuado a largo plazo, para que la Argentina se desarrolle. Y cuando hablo de largo plazo, en nuestro país es por lo menos pensar en los cinco años, no digo ni a 10 años o 20 años, como exige la actividad foresto-industrial en particular. La realidad es que hoy no tenemos idea de dónde estamos parados con nuestra economía, ni que nos espera para los próximos meses, o cómo llegaremos a marzo. Es muy difícil trabajar así, y más aun pretender –como muchos quieren hacer creer- que se pueda presupuestar envíos al exterior y salir a exportar, como si con dos o tres medidas y una nueva  resolución esto fuera viable, cuando todos sabemos que no lo es”.

 

En este sentido, insistió en que hay “cuestiones de fondo” a resolver en el país. “Hay medidas que se necesitan que tienen que ver con lo impositivo nacional, provincial y municipal, aspectos de competitividad en logística, pero son decisiones que hay que tomar ahora, en forma inmediata. Necesitamos, las empresas, que se genere un sistema que permita sostener el trabajo, recuperar el consumo, generar movimiento económico”, expresó.

 

El empresario aseveró que en la actividad foresto-industrial hay una oportunidad estratégica para las economías regionales. “El mundo afuera está demandando madera, y nosotros tenemos el producto. Pero competimos con fuertes oferentes como Brasil, Chile, y países de otros continentes. Si queremos realmente que la Argentina exporte madera hay que generar las condiciones de competitividad que exige el mundo, porque durante 12 años estuvimos fuera del mercado por políticas impuestas por otro gobierno. Ahora, tenemos el producto, la calidad y el volumen, pero nos siguen faltando condiciones económicas y reglas claras como país para igualar costos con los competidores. ¿Cómo lo hacemos con la macroeconomía de la Argentina actual? Esta es la pregunta que le llevamos a nuestros dirigentes”, agregó.

 

Para cerrar, el empresario consideró que “si desde el Estado se quiere que las empresas persistan, inviertan, capaciten, incorporen tecnología, generen divisas, y exporte, en un mercado donde hay que volver a conseguir clientes, con precios atractivos ante nuestros competidores, en forma sostenida en el tiempo, tienen que generar las condiciones, no más trabas, porque no tenemos tiempo, estamos al límite, muchos no saben cómo van a llegar a marzo”, advirtió.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *