Microcasas: el valor por el tiempo y la libertad influyó en una tendencia hacia viviendas adaptables  

La tendencia por el sistema constructivo Tiny Home está creciendo en la Argentina, señala un artículo especializado de la Revista Deck. Se trata de microcasas o “Tiny House”, como se denominan actualmente, que representan soluciones múltiples habitacionales. Algunos la eligen como adición a la casa principal para generar ingresos con el alquiler, vivienda para personas mayores que deciden ajustar su espacio, un lugar que permita albergar huéspedes o familiares y amigos que están de paso, o bien como oficina, estudio o casa de fin de semana o vacaciones.

Fuente: Revista Deck

ARGENTINA Y CHILE (3/1/2019).- Históricamente la vivienda fue un símbolo de poder y prestigio, desde los palacios y castillos de la época medieval, hasta las grandes mansiones en la era industrial. Si bien siempre hubo alternativas y personas que eligieron otras formas de vida, y mucho más aún en tiempos de crisis económica, o bien, como una forma más consciente de repensar el hogar.

Haciendo un poco de historia, la tendencia se originó en Estados Unidos y algunos países de Europa, como Francia, Holanda e Inglaterra, en los años ochenta.

Luego en 2005, en Estados Unidos, y tras el huracán Katrina, Marianne Cusato desarrolló las cabañas Catrina, de poco menos de 30 metros cuadrados (m2), representando una alternativa para los remolques FEMA. Si bien las cabañas de Marianne fueron diseñadas para brindar una solución agradable en una zona de desastre, despertó un interés mucho más amplio en constructores de todo el mundo.

“Varios actores comprendieron que el modelo de vida que implica una vivienda de construcción tradicional en las grandes ciudades, requiere una forma de vida que se debe adaptar a sostenerla, y en muchos casos el esfuerzo de esto queda desproporcionado o se hace cuesta arriba para aquellos que priorizan la libertad y el tiempo libre por sobre todas las cosas”, explican.

Con la crisis financiera del 2008, el movimiento de viviendas a pequeña escala atrajo mayor interés, puesto que pretende ofrecer viviendas más accesibles, con menores gastos de mantenimiento, y amigables con el medioambiente.

Actualmente, en Chile, Uruguay y Argentina se están desarrollando varios proyectos basados en el modelo de Tiny House como medio alternativo de vivienda, ya sea para ocupación permanente, por sus beneficios en cuanto al ahorro económico y de recursos, como así también en el caso de viviendas alternativas en sitios turísticos o como proyectos de inversión.

Evolución en la región

Algunos de los referentes que ya comenzaron a escribir su historia en la región son Paso Sustentable en Chile y Tiny House Uruguay, en Maldonado, al otro lado del Rio de la Plata.

En Argentina tenemos actualmente el proyecto Sustentic House, liderado por Mariano Conde y Hernán Busquets, de amplia experiencia en la construcción de viviendas con materiales nobles y en entornos naturales de la Patagonia.

Esta propuesta está basada en tres pilares fundamentales, Sustentabilidad, minimalismo y movilidad.

Sustentabilidad aplicada a los procesos constructivos y a los materiales utilizados, para estar en armonía constante con el ambiente y generar un impacto positivo en el ecosistema que nos rodea. Además, el consumo de recursos y la eficiencia energética de las Tiny House es ampliamente superior al de la construcción tradicional.

Minimalismo como un estilo de vida basado en elegir cubrir nuestras necesidades de forma consciente y medida. Esto implica elegir un consumo medido de cada recurso, ya sea la alimentación, la vestimenta o el uso racional de los objetos elegidos para el funcionamiento diario, como así también el espacio habitable que ocupamos. “Las Tiny House cumplen perfectamente las condiciones minimalistas, ya que cada espacio está ampliamente pensado y diseñado para ocuparse de forma eficiente, con un ajuste preciso de las superficies habitables”, explican los especialistas.

 

Movilidad, ya que están diseñadas para transportar a cualquier sitio, mediante una estructura de hierro con ejes y ruedas. Un terreno cercano a la playa, al borde de un lago, en la montaña o quizá en la ciudad. Se puede elegir donde instalar la Tiny House, y si las condiciones de vida cambian, se mueve sin mayores inconvenientes.

Nos dicen desde Sustentic House: “estamos convencidos que es posible vivir en armonía con el medioambiente y elegir el espacio que habitamos de forma consciente, para disfrutar del entorno y generar un grado de libertad que nos haga mucho más felices.”

Las necesidades de las nuevas generaciones y la manera de pensar el hogar son muy diferentes a épocas anteriores. “Se ve claramente que ya no se buscan casas de grandes dimensiones , que conllevan muchas veces a introducirse en compromisos crediticios muy difíciles de cumplir con una economía cambiante y en crisis permanente. Esta situación, más el aumento de niveles de conciencia de gran parte de la población joven, donde el respeto a la naturaleza, la sustentabilidad y el contacto pleno con un entorno que ofrezca el mayor grado de libertad posible, nos lleva a buscar y aprovechar los beneficios de un modelo que llegó para quedarse y evolucionar tanto como pueda” amplia Mariano Conde, quien brinda asesoramiento profesional a quien esté considerando este modelo como opción.

 

TE PUEDE INTERESAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *