El planeta se encamina hacia un calentamiento irreversible ante la falta de acciones efectivas, aseguran científicos

Mientras que las intensas temperaturas y un número récord de incendios forestales afectaron a millones de personas alrededor del mundo, un artículo publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences ofreció un desalentador respaldo científico a estas preocupaciones. De acuerdo a sus autores, la tierra podría estar acercándose a un límite, que una vez superado, cualquier intento por detener el cambio climático causado por los gases de efecto invernadero será inútil.

Fuente: The Guardian

 

INGLATERRA (9/1/20199.- “Nuestro análisis sugiere que el sistema de la Tierra podría estar acercándose a un umbral que podría llevarnos inevitablemente, de forma continua y veloz, a temperaturas mucho más altas -Planeta Invernadero-”, afirma el estudio que fue descargado más de 270 mil veces.

“Este cambio sería impulsado por la fuerte e intrínseca retroalimentación de factores biológicos, geográficos y físicos, difíciles de alterar con acciones humanas, un camino que no podría revertirse, evitarse, y que tampoco podríamos frenar de manera sustancial”, se señala el estudio.

 

“El marco clásico con el que miramos al cambio climático es de alguna forma una relación lineal”, explicó Will Steffen, profesor de la Universidad Nacional Australiana en Canberra, y el autor principal del documento.

 

 

Los científicos llevaron a cabo sus investigaciones  en el contexto del Acuerdo de París, acordado en 2015, durante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que obliga a los países a mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados Celsius sobre los niveles preindustriales y desarrollar esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados Celsius arriba de los niveles preindustriales.

 

“Si observas las proyecciones del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, tienen un rango de trayectorias de emisiones. Lo más que emites, lo más que sube la temperatura. El supuesto es que una vez que dejemos de emitir gases de efecto invernadero, el aumento de la temperatura se estabilizará. Si logramos el objetivo establecido en París y logramos detener el aumento de la temperatura de la Tierra en 2 (grados) C, podemos esperar que se quedará en 2 °C. Estamos diciendo que la Tierra probablemente no se comportará de esa forma”.

 

El planeta ha oscilado por milenios entre periodos glaciales e interglaciales. Las transiciones entre ellos, aseguró Steffen, son usualmente causadas por los llamados procesos de retroalimentación. “Lo que estamos argumentando es que podemos llegar a tener un Planeta Invernadero, aún con pequeñas emisiones adicionales de gases de efecto invernadero provocadas por los humanos, si dichas emisiones desencadenan estos procesos de retroalimentación”, agregó.

 

Utilizando un análisis de sistemas complejos, los investigadores enumeraron diez potenciales procesos de retroalimentación. Incluyeron la liberación potencialmente masiva de metano atrapado en el permafrost siberiano, la habilidad debilitada de los bosques que se están secando de actuar como sumideros de carbono, y el impacto del derretimiento de hielo en la cada vez más cálida Groenlandia en el Ártico como consecuencia de las alteraciones en la corriente del Golfo.

 

El resultado –un planeta con menor capacidad para reflejar el calor o absorber el carbono– podría llevar a un aumento de la temperatura en la tierra de hasta 4 grados Celsius. “Puedes pensar en nuestro análisis como un análisis de riesgo”, dijo Steffen. “En estos términos, si alcanzamos los objetivos más bajos del Acuerdo de París, 1,5 °C –y nosotros evaluamos ésta como una muy baja probabilidad– deberíamos ser capaces de mantener al planeta en un estado de relativa estabilidad en 1,5 °C. En 2 °C el riesgo es más alto, y 3 °C es un riesgo muy alto. De hecho, desde mi punto de vista, es muy probable que superemos los 3 °C. Y con 4 °C, bueno, de todas formas, ya casi estamos en un Planeta Invernadero. El escenario realmente peligroso es entre 1,5 y 3 °C. Ahí es donde el riesgo aumenta”.

 

¿Qué tan cerca estamos del umbral que nos llevará a tener un Planeta Invernadero?

 

Para Steffen, estamos en camino a él. “Lo digo porque  todavía seguimos emitiendo gases de efecto invernadero a un nivel muy alto”, aseveró. “En realidad, conocemos el problema desde hace mucho, y aún así las emisiones han seguido aumentando durante la última década. Esto muestra claramente  que todavía no estamos cerca de un camino que nos lleve a una Planeta Tierra Estable”.

Lograr un camino hacia un Planeta Tierra Estable requiere “un cuidado efectivo del Sistema de la Tierra”, de acuerdo al artículo, y “es una condición previa, esencial para el desarrollo próspero de las sociedades humanas”, señala.

 

Ello implica reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tan pronto como sea posible, explicó Steffen. Significa una transición a las energías renovables, electrificación de los sistemas de transporte y “una verdaderamente masiva reorganización de la agricultura, para que no se permita tanto óxido nitroso a través de fertilizantes, y metano a través del arroz y la producción de ganado”.

 

Agregó que a pesar de que se han desarrollado algunas tecnologías que extraen el dióxido de carbono de la atmósfera, éstas son, al mismo tiempo, caras y están en la etapa de conceptualización.

“El punto importante es que necesitamos algunos cambios fundamentales en nuestro sistema de valores”, dijo. “En la forma en la que organizamos nuestra economía y política para asegurar que el tema principal, la fuerza motora, tiene que ser estabilizar el sistema de la Tierra”.

 

Steffen estuvo de acuerdo en que iniciativas como el Bonn Challenge, que busca restaurar 150 millones de hectáreas de tierras deforestadas  para el año 2020 y 350 millones para el 2030, “es completamente consistente con lo que estamos tratando de decir en este documento”.

Detener la deforestación “es muy importante para nuestro enfoque de sistema del planeta porque un par de estos grandes procesos de retroalimentación con límites clave están en la biosfera terrestre, el Amazonas en particular, y también los vastos bosques boreales en Canadá, Alaska y Siberia”, concluyó.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *