Germán Gambini, CEO de Smurfit Kappa: “Nuestro liderazgo global fue logrado por diseñar un modelo de economía circular para nuestras operaciones”

 

El directivo sostuvo en la entrevista con AFCP Noticias que “hemos logrado nuestro liderazgo global por estar enfocados en diseñar nuestras operaciones alrededor de un modelo de economía circular: un sistema de circuito cerrado en el cual maximizamos la productividad de los recursos que empleamos y minimizamos los residuos generados, incluidas las emisiones de CO2”.

 

BUENOS AIRES (14/12/2018).- Smurfit Kappa es un líder reconocido en reciclado en el mundo. Es una compañía global que fabrica soluciones de empaque a base de papel y cuya finalidad es contribuir al crecimiento de los negocios de sus clientes. “En ese orden de ideas, la continuidad del ciclo de papel es un factor clave para nosotros porque sabemos que no sólo dependemos de la disponibilidad de material reciclable, sino también del hecho que el ciclo continúe siempre con el aporte que hace la fibra virgen proveniente de plantaciones forestales manejadas de forma responsable”, explica en la entrevista para la AFCP, Germán Gambini, CEO de Smurfit Kappa de Argentina y Chile.

“Hemos logrado nuestro liderazgo global por estar enfocados en diseñar nuestras operaciones alrededor de un modelo de economía circular: un sistema de circuito cerrado en el cual maximizamos la productividad de los recursos que empleamos y minimizamos los residuos generados, incluidas las emisiones de CO2. Este modelo nos lleva a esforzarnos en reducir el uso de materias primas renovables dándoles un manejo sostenible, remplazar aquellas que no son renovables donde es posible hacerlo, y reutilizar los recursos que extraemos. Nuestros empaques son innovadores, reciclables y generan ahorros reales en las cadenas de suministro y en la huella de carbono de nuestros clientes y sus consumidores. Esto nos ha permitido tener un crecimiento comercial consistente y crear alianzas de largo plazo con algunas de las marcas más respetadas del mundo, así como con clientes locales”, reseñó el directivo.

¿Cuál es el principal desafío en la fabricación de papel reciclado versus el obtenido con fibra virgen?

A nivel global, somos productores de soluciones de empaque a base de fibras vírgenes así como de papel reciclado, y es una prioridad para nosotros asegurarnos que ambos vengan de fuentes sostenibles. Específicamente en Argentina, para la fabricación de papel utilizamos fibras 100% recuperadas.

Diría yo que el principal desafío de la industria es concientizar a las personas de la necesidad de disponer de sus residuos domiciliarios de manera adecuada. Es muy baja la tasa de segregación y los papeles que recibimos muchas veces contienen plástico, metal, vidrio, tela, arena y otros materiales indeseados que no han sido separados previamente.

 

¿Cómo ve el mercado argentino del papel corrugado y de papeles marrones? ¿Qué aspectos considera que en Argentina son claves para el crecimiento de este mercado?

El mercado de papeles marrones orientados al containerboard (cajas corrugadas) se va consolidando poco a poco en el camino de cubrir la demanda local y tener un excedente para poder exportar. En los primeros 6 meses del año, las papeleras se mantuvieron por encima de la media de la actividad industrial. Obviamente, los vaivenes cambiarios de estos últimos meses han modificado esta situación, pero a la vez nos permiten explorar las exportaciones de nuestro papel. Para esto es fundamental tener costos competitivos tanto en materia energética como en la materia prima que es la recolección de fibra reciclada. Algunas empresas hemos apostado al crecimiento y mantenemos un ritmo de inversión constante para poder ser más eficientes.

 

¿Qué aspectos considera que en Argentina son claves para el crecimiento de este mercado?

En mi opinión, la clave para el crecimiento de este mercado está en la formalización de la materia prima principal que es la fibra reciclada. Hoy por hoy, se estima que un 25/30% de la materia prima que consume nuestro negocio se maneja en el sistema informal y eso genera una gran desigualdad para las empresas que cumplen con los requisitos legales y tributarios. La formalización a través de normativas nos permitiría crecer con inversiones más concretas.

 

Es conocido que Smurfit Kappa opera una moderna planta de tratamiento de efluentes en Bernal, ¿podría indicar sus características salientes?

Es una planta de última generación, de las pocas de su tipo que hay en el país y un referente en la industria del papel. Al momento de encarar este proyecto realizamos un gran trabajo de reutilización de agua en distintos puntos del proceso productivo, lo que impactó en la disminución de su consumo y del efluente a tratar, haciendo un uso sustentable de los recursos.

 

En nuestro newsletter se ha publicado recientemente información acerca de las 5 prioridades estratégicas que Smurfit Kappa tiene en el mundo: personas, sostenibilidad de los bosques, cambio climático, agua y residuos. ¿Cómo traducen estas acciones en la agenda argentina?

Buscamos que nuestra gente se sienta valorada y reconocida dentro de nuestra organización. Para entender las necesidades de los colaboradores hemos implementado una encuesta de compromiso (My Voice) que es una herramienta que nos ha permitido desarrollar planes para que se sientan integrados, reconocidos y que trabajan en una empresa que les permite desarrollar sus habilidades y talentos.

Nuestras materias primas provenientes de plantaciones forestales comerciales tienen certificación FSC° y nosotros mismos tenemos certificación en FSC° en Cadena de Custodia. Tenemos como objetivo que al menos el 90% de nuestros productos tengan esta importante certificación que es reconocida globalmente y al presente todas nuestras plantas cumplen con este objetivo.

Para mitigar las emisiones de CO2 trabajamos activamente en la disminución de todo tipo de energía que utilice combustibles fósiles, directa o indirectamente. Contamos con diversos proyectos y prácticas que aplicamos en nuestras plantas para alcanzar el objetivo de reducir un 40% las emisiones de CO2 para el 2030.

En cuanto al agua, trabajamos permanentemente en el monitoreo del consumo y búsqueda de oportunidades de mejora para su reducción permanente. Y si hablamos de residuos, tenemos como objetivo reducir un 30% los residuos enviados a relleno sanitario. En planta Bernal vamos a alcanzar el objetivo a principios del año próximo, ya que hemos realizado una importante inversión para lograrlo.

 

¿Qué aspectos desearía destacar especialmente para nuestros lectores acerca de los desafíos futuros de su industria?

Los resultados en la industria del cartón corrugado reflejan el dinamismo de los mercados. Vemos que los clientes se están adaptando a la situación actual y buscan, sobre todo, innovación en los procesos, productos y, en general, la forma de hacer las cosas. Hemos observado un buen desempeño en los mercados de exportación y en sectores donde la demanda es menos elástica, como la industria de los alimentos.

Este es un excelente contexto para contribuir al crecimiento del negocio de nuestros clientes con soluciones de empaque comprobadas, basadas en nuestra experiencia en innovación y desarrollo en otros mercados. En Smurfit Kappa, tenemos más de 700 diseñadores y una red de 22 Centros de Experiencia. Tenemos un conjunto de herramientas “inteligentes”: eSmart para el ecommerce, SupplySmart para optimizar las cadenas de suministro y ShelfSmart para maximizar el efecto del empaque en el punto de compra, que nuestros equipos aplican de acuerdo a las necesidades para obtener soluciones de empaque que sean adecuadas para su propósito. Estamos comprometidos a largo plazo con el país y su desarrollo, por ese motivo mantenemos todas las inversiones previstas por nuestro plan estratégico y además, para ofrecer un crecimiento rentable tanto para nuestros clientes como para la compañía.

 

 

Fuente: Publicado en AFCP Noticias Nº 267

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *