Los Esteros del Iberá ya son Parque Nacional en Corrientes, el mayor en extensión en el país

El Congreso de la Nación aprobó hoy una ley que garantizará la conservación de 159.800 hectáreas de naturaleza pura. El resultado de la votación en la Cámara de Diputados fue 199 votos a favor, 6 en contra y 2 abstenciones. El nuevo parque nacional abarca 159.800 hectáreas.

Fuente: Clarín y CLT

 

BUENOS AIRES (5/12/2018).- El Congreso de la Nación aprobó hoy una ley que garantizará la conservación de 159.800 hectáreas de naturaleza pura. El resultado de la votación en la Cámara de Diputados fue 199 votos a favor, 6 en contra y 2 abstenciones. El nuevo parque nacional abarca 159.800 hectáreas.

Las tierras fueron donadas para este fin por las fundaciones CLT Argentina, fundada por Douglas y Kris Tompkins, y Flora y Fauna Argentina. Se estima que en 10 años recibirá más de 100.000 visitantes al año a través de los 8 portales de acceso al Parque, que promoverán el desarrollo de las economías locales de la mano de emprendimientos y proyectos vinculados al eco-turismo.

Parque Nacional Iberá protegerá para siempre y bajo la mayor categoría de conservación 158.000 hectáreas de selva paranaense, humedales, monte chaqueño y pastizales abiertos, donde habitan miles de especies de flora y fauna nativas, algunas de las cuales se habían extinguido y están siendo reintroducidas luego de décadas de ausencia en la provincia de Corrientes.

Junto al adyacente Parque Provincial Iberá, ambas áreas protegidas sumarán más de 700.000 hectáreas, formando el mayor parque natural del país: un inmenso espacio de acceso público que invita a conectarnos con la naturaleza en su estado puro.

La visita de 30 mil turistas al parque al año, una cifra en crecimiento, derrama posibilidades de desarrollo económico y social para más de 200.000 habitantes cercanos al parque, generando un profundo sentimiento de arraigo por la tierra, la cultura y las costumbres revividas en las localidades vinculadas a los portales del parque.

El nuevo parque suma áreas de tierras altas a las 553.000 hectáreas de esteros y humedales del contiguo Parque Provincial Iberá. Así, se conforma el mayor parque natural de Argentina: 712.800 hectáreas con especies únicas de fauna, además de humedales, pastizales, bosques de espinal, malezales y pequeñas selvas. Este gran parque cuenta con 4000 especies de flora y fauna, casi el 30% de las reconocidas en la Argentina.

“Hoy es un día para celebrar. Después de muchos años de trabajo, por fin se cumple la visión de Doug y el pueblo correntino de crear el Parque Nacional Iberá. Con la proclamación de este Parque, unido al Parque Provincial vecino, el patrimonio natural y cultural del Iberá queda protegido para las futuras generaciones de correntinos y argentinos, en un atractivo turístico de nivel internacional”, expresó Sofía Heinonen, directora ejecutiva de CLT Argentina.

La aprobación de la ley plasma la visión de un trabajo conjunto del equipo profesional de CLT Argentina y el gobierno de Corrientes, con la participación de una gran cantidad de instituciones, organizaciones, empresas y las comunidades ibereñas.

En la actualidad, hay cuatro localidades que ya se están beneficiando de manera significativa por el turismo de naturaleza en Iberá, debido a sus portales de acceso al Parque: Colonia Carlos Pellegrini, Ituzaingó, San Miguel y Concepción de Yaguareté Corá. Además, hay otros cuatro portales en desarrollo que beneficiarán a otras localidades, sumando más de 20 pueblos y 200.000 habitantes que podrán crecer, desarrollarse y obtener empleo de manera directa e indirecta.

 

El Parque Nacional Iberá forma parte del gran Corredor Eco-turístico del Norte, que conecta el parque nacional El Impenetrable en Chaco, la Reserva Bañado de la Estrella en Formosa y el gran destino turístico de Iguazú en Misiones, promoviendo el desarrollo eco-turístico y generando un nuevo modelo económico en toda la región.

El sueño de Tompkins

En 1997 la Administración de Parques Nacionales de Argentina invitó a Douglas y Kris Tompkins a visitar el país para presentarles la oportunidad de ampliar una serie de parques en la región del noroeste argentino. Durante el viaje, los Tompkins conocieron los Esteros del Iberá y vislumbraron el gran potencial de esta área para generar un modelo de restauración de ambientes y especies -también llamado Rewilding- que pudiera ser replicado en toda la región sudamericana.

Poco tiempo después, Douglas Tompkins compró la estancia San Alonso, 10.000 hectáreas en el corazón de los esteros, y fundó CLT para que administrara ese territorio como parte del Proyecto Iberá hasta que se realizara el traspaso al estado argentino.

TE PUEDE INTERESAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *