Hubo acuerdo entre empresarios y sindicato maderero por el pago del Bono de Fin Año: en cuotas y por 4 mil pesos

“Es sólo un paliativo para los trabajadores de la industria de la madera, pero es lo que pueden cumplir las empresas, y lo abonarán en tres cuotas. En paralelo, sigue el aumento por la actualización del salario”, dijo el secretario general del SOIME, Domingo Paiva, ante la noticia. El acuerdo fue cerrado ayer en Buenos Aires, entre FAIMA y USIMRA. El pago del bono se abonará de la siguiente manera: dos mil pesos en la primera quincena de diciembre; otra cuota de mil pesos en la segunda quincena de enero, y finalmente otros mil pesos en la segunda quincena de febrero.

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

 

BUENOS AIRES Y MISIONES (5/11/2018).- Representantes del la Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines (FAIMA) y de la Unión de Sindicatos de la Industria de la Madera de la República Argentina (USIMRA) cerraron ayer en el Ministerio de Trabajo de la Nación, en Buenos Aires, un acuerdo para pagar el Bono de Fin de Año que estableció por decreto el Gobierno Nacional.

Si bien se estableció un máximo de 5 mil pesos, la situación económica que enfrentan las Pymes del sector en el país hace difícil de cumplir este compromiso, ya que la “inflación golpea también al sector privado”, señalaron en reiteradas oportunidades desde FAIMA.

Desde USIMRA se pedía el cumplimiento del pago del Bono de Fin de Año ante la pérdida del poder adquisitivo que enfrentan los operarios, además de una apertura de paritarias para una actualización salarial frente a la inflación. “Estamos por debajo de 10 puntos”, sostuvo el secretario general del Sindicato Obreros de la Industria de la Madera (SOIME) de la zona Norte de Misiones, Domingo Paiva en la entrevista con ArgentinaForestal.com

Según el decreto del Gobierno Nacional, el bono de 5.000 pesos a pagar era en dos cuotas, 2500 pesos con la liquidación de noviembre y 2.500 pesos con la liquidación de enero.

Además, negociaban con los empresarios madereros el 12% de ajuste como reapertura paritaria ante Trabajo, ya que el arreglo vigente en mayo fue de un 28% y, si bien la crisis afecta a la actividad del sector, los operarios de distintas regiones del país aducen que ya no les alcanza “ni para comer”.

 

Bono por 4 mil pesos

En este contexto, finalmente ayer cerraron un acuerdo salarial para el sector de la industria de la madera de la siguiente manera: “El bono será de 4.000 pesos, de los cuales 2.000 pesos se pagarán en la primera quincena de diciembre (20/12); mil pesos en la segunda quincena de enero  (5/2) y otros mil pesos en la segunda quincena de febrero (5/3)”, confirmó el gremialista misionero.

Además, agregó que se otorgará un incremento del 4% y que se pagará a partir de la segunda quincena de abril de 2019, con lo que se redondea el aumento de un 32% anual.

“La verdad que con estos acuerdos y la inflación vigente, nunca vamos a estar conformes. El trabajador está muy golpeado por la crisis. Pero es un momento difícil, por eso se hacen estos acuerdos y todos tenemos que poner de nuestra parte para salir adelante. El panorama es crítico y todos hacen su esfuerzo”, sostuvo Paiva.

Por otra parte, cuestionó que “el mismo decreto del Gobierno abre la posibilidad de negociación al empresario, ya que establece un techo y es el sector privado el que determina el monto que puede cumplir. Pero la realidad es que con esa excusa nos otorgan un paliativo, el bono no es más que eso, para comprar el pan dulce y pasar las fiestas”, consideró Paiva.

Al respecto, indicó que “para el sector trabajador aún se está muy lejos de lo que realmente se necesita para vivir en la actualidad. Estamos 10 puntos por debajo de lo que pretendemos”, dijo el secretario general del SOIME.

No descartó que en el corto plazo, desde USIMRA se pida la reapertura de negociaciones salariales. “El bono es un pago único, no remunerativo en el salario. Y frente a la inflación y la pérdida constante del poder adquisitivo, estamos en un escenario diferente, donde no se puede establecer un acuerdo para el año, es un tema que hay que discutir todo el año”, remarcó.

Agregó que en Misiones, mantuvieron el pasado viernes una reunión en la sede de la Amayadap con varios empresarios, para analizar la situación laboral en la provincia. “Aquí los aserraderos están trabajando, pero hay empresas que tienen resistencia a cumplir con los beneficios que por ley corresponde como derecho adquirido de los operarios de la industria de la madera, y sobre estos puntos  estuvimos dialogando en la cámara maderera”, concluyó Paiva.

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *