Marcos Pereda sobre la situación forestal en Argentina: “El país debería estar entre los principales exportadores mundiales de celulosa”

 

“Es razonable tener 4 millones de hectáreas de bosque plantado en el país, pero necesitaríamos de cuatro a seis plantas de celulosa con un millón de toneladas por año de capacidad. Actualmente, con 1.3 millones de hectáreas aún necesitamos dos plantas con una capacidad de producción anual de más de un millón de toneladas, como las que tiene Uruguay. Piense en esto: cada planta genera 1.5 mil millones de dólares de ingresos anuales; Esto tiene un gran impacto en las economías locales “, opinó el CEO del Grupo Bermejo.

 

Fuente: EFarmNewsAr.com. Por Javier Preciado Patiño

Buenos Aires (18/10/2018).- . Este jueves, 18 de octubre, LIDE Argentina (Grupo de Líderes Empresariales), una asociación formada por líderes de las principales empresas locales, celebró su reunión anual de agronegocios con la presencia de destacados empresarios como Gustavo Grobocopatel (CEO de Grupo Los Grobo), Ezequiel Garbers (Adecoagro, agricultura y lechería) , Joaquín de Grazia (Granja Tres Arroyos, producción avícola), Pablo Paladini (Frigorífico Paladini, carne de cerdo), Martin Constantini (Frigorífico Rioplatense, carne de res) y Marcos Pereda (Grupo Bermejo, ganadería, agricultura y silvicultura).

La jornada se realizó en el Hotel Alvear Palace, con la séptima edición de la cumbre del Capítulo de Agronegocios de LIDE. LIDE Argentina es una organización no gubernamental de empresarios y directores ejecutivos de grandes empresas, liderada por el abogado Rodolfo de Felipe.

EFarmNewsAr.com fue un patrocinador de los medios de la cumbre en asociación con RIA Consultores, nave nodriza del medio, y asistieron en forma especial a las presentaciones. En esta ocasión, consideraron relevante comentar las conversaciones de Marcos Pereda sobre la situación forestal en Argentina.

Dijo que hay 1.3 millones de hectáreas de bosques plantados en el país, principalmente eucaliptos y pinus, y en la región de Mesopotamia (provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones). “El país tiene una alta tasa de productividad forestal; exige 9 años desde la siembra hasta el corte, un año más que en Brasil pero un año menos que en Uruguay”, dijo el ejecutivo del Grupo Bermejo.

Pero no hay industrias en la Argentina, básicamente plantas de celulosa, como las hay en estos dos países vecinos. “Hoy, Brasil, Uruguay y Chile proporcionan el 30% de las exportaciones mundiales de celulosa y Argentina podría estar en este grupo de países seleccionados”, explicó Pereda a la audiencia.

La falta de industrias de celulosa en el país está llevando a una situación inusual: mientras que la producción anual de madera se estima en 20 millones de metros cúbicos, la mitad se está dejando en los árboles porque no hay capacidad de procesamiento. Al mismo tiempo, Argentina importa papel y tiene un déficit comercial externo de US$ 600 millones debido a esta falta de capacidad industrial.

“Es razonable tener 4 millones de hectáreas de bosque plantado en el país, pero necesitaríamos de cuatro a seis plantas de celulosa con un millón de toneladas por año de capacidad. Actualmente, con 1.3 millones de hectáreas aún necesitamos dos plantas con una capacidad de producción anual de más de un millón de toneladas, como las que tiene Uruguay. Piense en esto: cada planta genera 1.5 mil millones de dólares de ingresos anuales; Esto tiene un gran impacto en las economías locales “, opinó Pereda.

De esta forma, el presidente del Grupo Bermejo, explicó que debido a que la tonelada de madera tiene un precio bajo, el costo del flete tiene un gran impacto en la rentabilidad del negocio y es absolutamente necesario que se procese en el origen. Agregó que la industria forestal local está trabajando con las sucursales gubernamentales para crear un plan de negocios para 2030 y desarrollar un grupo competitivo.

Después de su conferencia, www.eFarmNewsAr.com le preguntó al directivo por qué no había inversiones en la industria de la celulosa en Argentina. En su respuesta, observó que estas inversiones requerían alrededor de US$ 1.5 mil millones por planta, y que una inversión similar necesita un marco jurídico y legal que brinde seguridad a los inversionistas. “En realidad, una de las barreras principales es que existe una restricción con la Ley de Tierras, que impide que los inversionistas extranjeros accedan a la propiedad de la tierra, una condición básica para analizar seriamente una inversión de celulosa”, respondió  Pereda.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *