Certificados de no retención y su impacto financiero en épocas de tasas altas

Para aquellas empresas cuyo giro comercial esté atado a la importación de insumos y/o productos terminados, la reciente corrida cambiaria y las altas tasas de interés definidas por la autoridad monetaria, hacen que el impacto financiero y el costo total de su actividad se haya incrementado notablemente, muchas veces sin poder trasladar dicho aumento al consumidor final, por la caída del consumo interno.

En este contexto, las empresas deben hacer uso de todas las herramientas disponibles que les permitan realizar una planificación previsible y eficiente de sus operaciones de comercio exterior. Una de esas herramientas son los certificados de no retención de IVA y Ganancias, los cuales se tramitan por internet. Para obtenerlos, los importadores deberán contar con saldos de IVA a su favor y/o presentar un tax case en virtud del cual se proyecte que la compañía no estará alcanzada por el impuesto a las ganancias y/o que posee, en su defecto, crédito fiscal suficiente para hacer frente al mismo.

Impacto financiero

Más allá de cobrar derechos y tasas -que son un costo que las empresas no pueden tomarse como crédito contra ningún tributo-, la Aduana cobra el 21% o 10,5% de IVA según el producto, y liquida además tres percepciones: 20% o 10% adicional de IVA, 6% de ganancias y 2,5% de ingresos brutos, en los casos de importación definitiva de bienes para su comercialización (están excluidos los bienes de uso).

La base imponible para liquidar estas percepciones es el precio normal definido para calcular los derechos de importación (CIF +- ajustes), al que se agregarán todos los tributos a la importación o con motivo de ella y las tasas que pudieran corresponder.

Las empresas deben verificar si están en condiciones de tramitar un certificado de no retención respecto a las percepciones de IVA adicional y ganancias, a fin de evitar el ingreso anticipado de estos impuestos lo cual, en épocas de alta inflación y tasas de interés e inestabilidad cambiaria, adquiere gran relevancia.

Cabe aclarar que estos certificados no resultarán de aplicación cuando se trate de importaciones para consumo cuyo valor FOB unitario declarado sea inferior al 95% del valor criterio establecido por la Dirección General de Aduanas, para las mercaderías comprendidas en la Nomenclatura Común del MERCOSUR (NCM).

 

Obtención del certificado

El certificado de no retención de IVA puede hacerse en cualquier mes del año siempre que se posea un saldo a favor generado por percepciones de la aduana. El trámite se realiza por internet y si existe consistencia en los parámetros formales que pide la AFIP, se obtiene casi inmediatamente. Las empresas deben contar con todas las declaraciones juradas presentadas al día. Si hay atrasos en su presentación se rechaza el pedido, pero no hay una inspección exhaustiva entre cada solicitud.

Respecto del certificado de ganancias, el impacto financiero es menor porque la retención es del 6% y el mismo solo puede pedirse una vez al año acompañando una proyección del ejercicio, donde deberá ponderarse la utilidad de la compañía, estimar el impuesto y luego restar las percepciones proyectadas.

 

Operatividad del beneficio

Una vez cargado el beneficio en la CUIT del importador, para hacer efectiva la exclusión, el despachante de aduanas deberá incluir la ventaja correspondiente al momento de oficializar el despacho de importación:

  • El código de ventaja es “GANANEXIMICION” para ganancias; y
  • “IVAADEXENTOS” para IVA Adicional.

Otro punto a considerar es la vigencia del certificado e intentar obtenerlo para aquellos meses en los que se realiceel despacho de las mercaderías.

 

Dr. Diego Bello (*)

 (*) Abogado | Gerente de Comercio Exterior

Developing Business Consultora 

Contacto: info@dbconsultora.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *