La industria de la Madera y Mueble pidió nuevamente medidas para atender la urgencia financiera y de reactivación de la demanda a nivel país

En la reunión de la Mesa Sectorial del Mueble que se realizó en Cañada de Gómez, Santa Fe, encabezada por Dante Sica, ministro de Producción de la Nación, se aprobaron diversas propuestas presentadas por los empresarios madereros nucleados en FAIMA, tales como ser un nuevo plan de compra de muebles en 25 cuotas a través del Banco Nación; la implementación de una mesa de diálogo con grandes retailers; la flexibilización del límite de peso en el programa Exporta Simple; la inclusión del mueble en los programas Ahora 3 y Ahora 6, entre otras medidas.

 

SANTA FE (20/9/2018).- El presidente de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA), Pedro Reyna,  participó de la Mesa Sectorial del Mueble que se realizó en Cañada de Gómez, Santa Fe, encabezado por el Ministro de Producción de la Nación Dante Sica, encuentro en el que analizaron los temas urgentes ante la delicada situación del sector.

“El sector espera medidas para atender la urgencia financiera y de demanda interna que condiciona la actividad”, indicaron desde la Federación.

En la reunión se aprobaron diversas propuestas presentadas por los empresarios madereros nucleados en FAIMA, tales como ser un nuevo plan de compra de muebles en 25 cuotas a través del Banco Nación; la implementación de una mesa de diálogo con grandes retailers; la flexibilización del límite de peso en el programa Exporta Simple; la inclusión del mueble en los programas Ahora 3 y Ahora 6, entre otras medidas.

 Esta mesa del Mueble reporta en sus acciones a la Mesa de Competitividad que lidera el presidente de la Nación, Mauricio Macri, explicaron desde la entidad. “En función de las reuniones técnicas mantenidas con los equipos del Ministerio de Producción desde hace un año y los ejes propuestos por la Secretaría de industria, desde FAIMA se planteó los puntos críticos que requieren soluciones urgentes hoy: las tasas altas que están poniendo en jaque la cadena de pagos de las PyMEs del sector; suspender por 180 días el sistema de scoring en los planes de facilidades de AFIP y el financiamiento a la demanda”, señalaron en un resumen de prensa del encuentro.

 

Los ejes de trabajo que se abordaron durante el último año con los equipos técnicos del Ministerio de Producción fueron sobre exportación y comercialización; financiamiento; factores productivos; aspectos fiscales y tributarios; laboral.

 

Exportación y comercialización: considerando que los 10 principales importadores concentran un 70% de las importaciones, se solicitó generar mesa de diálogo con grandes retailers y garantizar cupos de exhibición para producción nacional. Comercio Interior confirmó que se avanzará en este sentido y que Sodimac y Falabella ya se mostraron interesados y están dispuestos a tener un espacio exclusivo para mostrar muebles nacionales en sus salones de ventas. También se acordó una agenda de trabajo orientada a facilitar el acceso del sector al ecommerce.

Promoción de la producción nacional: en relación al programa Exporta Simple, se aprobó el pedido de FAIMA de flexibilizar el límite de peso para producción pesada como la mueblera, ya que el límite de peso condiciona el buen aprovechamiento de la industria mueblera sobre el programa.

 Financiamiento de la demanda: Se anunció que se implementará un plan de compra de muebles en 25 cuotas con el Banco Nación que se firmará en octubre y que se están explorando líneas de crédito personal específicas para la compra de mobiliario. Se solicitó también la Inclusión de muebles en Ahora 3 y Ahora 6, lo cual se aprobó y resta definir la fecha de implementación.

Factores productivos: Se anunció que el nuevo PyMEs-D se implementará por nodos productivos, no por empresa, con lo cual desde octubre se va a trabajar con las cámaras en este tema.  Se firmó un acuerdo con el INTI para la implementación del programa de competitividad y asistencia técnica en método Kaizen.

También participaron de la reunión Fernando Grasso, secretario de Industria; Ignacio Werner, subsecretario de Comercio Interior; Fernando Prémoli, secretario de Integración Productiva; Alicia Ciciliani, ministra de Producción de Santa Fe; Javier Tizado, ministro de Producción de la Provincia de Buenos Aires y Stella Maris Clérici, intendente de Cañada de Gómez, junto a un nutrido grupo de directores nacionales y autoridades del ministerio de producción.

El ministro Sica se mostró muy abierto a responder los distintos puntos planteados en la agenda. Recalcó que “hay una condición macro que nos limita” y coincidió en la necesidad de “buscar soluciones a los problemas de corto plazo”.

Por su parte, el presidente de FAIMA hizo hincapié en que “la situación del sector es delicada y urgente, y que ante la posibilidad de que las empresas empiecen a prescindir de personal hay que extremar los cuidados e implementar medidas para poder evitarlo”.

En representación de FAIMA y sus 28 cámaras asociadas participaron además de Reyna, el presidente de CAFYDMA (CABA) y miembro del comité ejecutivo de UIA; Roberto Fontenla, presidente de CEMA (Buenos Aires); Soledad Milajer, vicepresidenta 3era de FAIMA, presidenta CAMMEC (Córdoba); Cesar Federici, presidente de CIMA (Cañada de Gómez); y Leandro Mora Alfonsín, director ejecutivo de FAIMA.

 

Coyuntura del sector

La industria de madera y muebles está atravesando una delicada situación, condicionada por la menor actividad, caída de ventas en el mercado interno y fuerte aumento de costos. Se espera para 2018 una caída del bloque en torno al 8%.

Según los últimos datos del Observatorio de la Madera y el Mueble que impulsa FAIMA, tras un 2017 que mostró una tibia recuperación que no alcanzó a compensar la caída de 2016, la producción del bloque de madera y muebles inició el 2018 con una suba de 3,3% en el primer trimestre según los últimos datos disponibles. Tomando en cuenta que el primer trimestre de 2017 mostró una caída en igual magnitud, la producción se muestra estancada respecto del mismo período de 2016.

No obstante, encuestas relevadas a las 28 cámaras madereras agrupadas por FAIMA entre junio y julio arrojaron un fuerte cambio en las expectativas, en línea con el cambio de ciclo económico general. Se espera para 2018 una caída del bloque en torno al 8%.

La caída de ventas en el mercado local, que se espera superior al 10% para 2018, sumado a los aumentos de costos asociados a tarifas de servicios, tasas de interés y algunos insumos dolarizados condiciona la rentabilidad del sector, la cual las cámaras señalan casi nula. En este sentido, se deterioraron las expectativas de inversión.

El Observatorio de la Industria de la Madera y el Mueble (OIMyM) es una iniciativa integral estadística de FAIMA que busca saldar el faltante histórico de datos de la cadena foresto industrial

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *