Más de 60 Pymes madereras fueron asistidas por INTI Centro Misiones en mejoras de tecnologías de gestión en los últimos dos años

Responsables del equipo técnico informaron que, además de la asistencia técnica, se realizaron capacitaciones de mejora continúa a más de 500 personas de diferentes áreas de la industria forestal, ya sean educativas, productivas o gerenciales. La provincia tiene más de 600 industrias, pero el perfil general indica de la Pymes madereras presentan deficiencias en términos de organización industrial, un aspecto importante a mejorar ya que impacta en la rentabilidad de la empresa.

Por Patricia Escobar 

MISIONES (27/06/2018).- El Lic. Roberto César Guidek, del equipo de asistencia técnica a empresas y programas de tecnologías de gestión del Centro INTI Misiones (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), quien se refirió en una entrevista con ArgentinaForestal.com a los principales aspectos de trabajo que impulsan desde el Programa de Mejora de Productividad de Empresas Foresto-industriales mediante Tecnología de Gestión.

Se trata de herramientas técnicas, metodologías y dinámicas orientadas en obtener resultados en la empresa, tanto de reducción de costos, como incrementos de ventas, mejora de rentabilidad o simplemente mejorar las condiciones actuales de un aserradero o mueblería para mejorar la productividad. La productividad se entiende como  incrementar los resultados (en unidades físicas o cantidades monetarias) utilizando los mismos recursos (mano de obra u horas maquinas). Por ejemplo, para incrementar las unidades de sillas fabricadas utilizando la misma capacidad de mano de obra, esto genera mejora de rentabilidad de la empresa y genera a su vez una reducción de costos por unidad fabricada.

“El sector foresto-industrial tiene un potencial extraordinario, pero debe mejorar su gestión y reducir costos mediante la mejora de productividad. Desde el Centro INTI Misiones trabajamos para transferir herramientas y lograr su aplicación en las empresas”, indicó Guidek en la entrevista.

El perfil de las Pymes madereras marca, en general, que presentan deficiencias en términos de organización industrial, un aspecto importante a mejorar ya que impacta en la rentabilidad de la empresa. Otro factor que deben atender está relacionado a la organización correcta de los procesos industriales o puestos de trabajo -del o los operarios-, ya que esto implica que los procesos no sean eficientes, se observa paradas de máquinas, o baja productividad.

Se considera, además, que en el contexto actual se presentan debilidades en la medición de la eficiencia global de la Pyme que le permita analizar qué porcentaje de ganancia aplica a lo que ingresa a la empresa; o casos donde el empresario, gerente o mandos medios (supervisores, encargados o capataz) no poseen la formación necesaria que se exige en el mercado actual y que obliga a atender aspectos de productividad para gestionar los procesos de la manera más eficiente.

“Con las Tecnologías de Gestión, tenemos el objetivo de promover de manera sistemática la mejora de la eficiencia y la eficacia productiva de las empresas mediante la capacitación y transferencia de tecnologías de gestión, para favorecer el desarrollo tecnológico, el crecimiento económico del país y la generación de empleo en la región”, aseveró  Guidek.

AF: ¿Cuál es el diagnóstico que tienen del estado técnico de las Pymes forestales de la provincia?

No es posible categorizar bajo una misma situación el estado de tecnología de todas las Pymes del sector foresto-industrial, debido a que tenemos empresas que han incorporado tecnología acorde a las nuevas exigencias del mercado, gestión interna de alta eficiencia y profesionalizada, y recursos humanos capacitados para lograr la optimización de la tecnología; por otra parte, están las que se diferencian de aquellas donde no se ve inversión tecnológica hace muchos años.

Desde INTI, frente al trabajo que llevamos adelante,  podemos determinar el perfil o necesidades observadas en las Pymes, considerando las características de empresas con 50 o más empleados. En ese rango, se observa que:

Las empresas poseen deficiencias en términos de organización industrial, que incluye varios ítems a considerar: en primer lugar, la línea de producción o distribución de las maquinas o procesos industriales no es la óptima (ejemplo de procesos: corte, clasificación, secado, impregnación, cepillado, moldurado, encolado etcétera), o poseen caminos extensos entre proceso que implican un sobre costo tanto en tiempo como en recursos horas maquinas u horas hombres. Todo impacta en la rentabilidad de la empresa.

Esto se debe, generalmente, a que la Pyme va creciendo en forma progresiva, de a poco, y los procesos se van anexando a medida que se logra inversión y no hay un Plan de Infraestructura que este guiado por la visión y los objetivos productivos de la empresa.

En segundo término, observaron que los procesos industriales o puestos de trabajo -del o los operarios- no están correctamente organizados. Esto implica que los procesos no son eficientes, se observa paradas de máquinas, o baja productividad de cada uno de ellos. En diversos cálculos de tiempo y movimientos de las actividades dentro de los procesos se puede observar como muy común que la operación de la máquina se encuentra entre en un 30 o un 60 por ciento de su capacidad, mostrando una ineficiencia de costos de operación y de los productos.

Como ejemplo podemos citar que una máquina cepilladora tiene una capacidad teórica de 30 pies por minuto, donde hemos calculado una capacidad eficiente y normal de 20 pies por minuto (lo que significa que el operario maneja la máquina sin esfuerzo excesivo), y en términos reales promedios se observó que la máquina procesó solamente 7 pies por minuto, lo que implica que operamos a un 30 por ciento de la capacidad eficiente normal, por lo tanto no tenemos eficiencia productiva parcial en el proceso.

En caso de abordar este tema de organización industrial mediante una correcta distribución y control de máquinas, realizando un control de los procesos y un seguimiento correcto de los procesos y personas puede en el corto plazo mejorar los resultados de operación en al menos un 30 por ciento del tiempo de operación, lo que implica una mejora del 100 por ciento en la producción.

También se observan deficiencias en la medición de la eficiencia global de la Pyme. En general, si le preguntas a un empresario cuánto ganó el mes pasado no lo sabe con exactitud, en algunos casos se observa que ni siquiera posee un cálculo de costos serio por procesos o costeo estándar para medir la operación y apuntalar la mejora de la empresa. Por ello, en primer lugar es recomendable medir la eficiencia global de la empresa y con ello saber primero si somos rentables.  Segundo, saber qué tan rentables somos, y en tercer lugar analizar qué decisiones debemos tomar para mejorar el valor de ganancia en la empresa, o reducción de costos mediante optimización de recursos.

El método utilizado para la medición de dicha eficiencia global es el estado de resultado proforma que consiste en calcular los ingresos mensuales, restar los costos variables (que generalmente se compone de compras y otros costos menores), obteniendo la contribución marginal, utilidad bruta o margen de marcación de la empresa (utilidad bruta/ventas).

Esto permitirá analizar qué porcentaje de ganancia que aplicamos a lo que ingresa a la empresa.

En las empresas foresto-industriales que trabajamos, hemos obtenido valores en torno a un 8% (o sea que de cada $100 el empresario recibe 8). Hay aserraderos que poseen un 23% y otros menos un 13%. Generalmente, cuando hacemos el cálculo en la empresa, el propietario o directivo inicia un proceso muy fuerte de decisiones que tienden a mejorar los resultados.

Por último, el tercer punto de problema que encontramos en las Pymes del sector, es el empresario, gerente o jefatura (encargado o capataz) que no poseen la formación suficiente relacionada a la productividad para gestionar los procesos de manera eficiente.

Ante todo debemos aclarar que lo expuesto a continuación no es peyorativo, ya que consideramos que los empresarios locales son de gran valor, son indispensables para el desarrollo económico y constituyen el centro del futuro del sector. Lo que hemos observado es que en la mayoría de las Pymes, el dueño o gerente ejerce el liderazgo de manera poco eficiente y con serias deficiencias de control. No poseen modelo de control por procesos, no están claros los objetivos y tampoco estos objetivos son verificados ya que no exigen continuidad y seguimiento a cada miembro de la empresa.

También es importante revisar que las decisiones sean generalmente coyunturales, ya que estas se realizan sobre la marcha y sin control de resultados. El empresario es responsable de planificar, organizar, dirigir y controlar midiendo el impacto financiero de sus decisiones.

Esta deficiencia también se aplica a la cultura del operario que está condicionado a las decisiones de las autoridades en la empresa.

AF: ¿Si tuvieran que empezar a exportar hoy las Pymes, cuáles son las condiciones en las que se encuentran para ello en general? ¿Son competitivas o hay una brecha de inversión tecnológica aún en este sector de la industria forestal? 

Lamentablemente la mayoría de las empresas no están en condiciones para exportar, debido a que existen problemas serios de gestión interna.

Se observa que la tecnología utilizada por empresas internacionales, o de otros países, es de punta, donde las industrias están completamente automatizadas y con una gestión y monitoreo informático que caracteriza a una gestión de alta eficiencia productiva.

En algunos casos la máquina funciona las 24 horas durante los 365 días, no se detiene nunca y de esta forma los costos se minimizan, ofreciendo: cantidad, calidad de productos, tiempo de entrega, buenas condiciones financieras y mejores costos. Lo que permite contar con un escenario de exportación diferencial.

 

AF: ¿Con el asesoramiento del INTI, en cuánto tiempo del Programa de Mejora Continúa una Pyme puede ver el impacto de cambio, frente a este diagnóstico y con estas herramientas que brindan?

Algunas herramientas son sencillas y prácticas, y en poco tiempo se obtienen resultados productivos, especialmente en el puesto de trabajo con el operario. Mientras que otras medidas gerenciales o de jefaturas son más lentas, e implican un proceso de respuesta y un cambio de cultura de las personas.

Siempre establecemos indicadores y buscamos alcanzarlos, como  número de unidades producidas por tiempo, ventas en pesos por período, etcétera. Lo que permite al empresario comenzar con la implementación de la mejora y que esta sea continúa.

 

AF: ¿Qué costo tiene para una industria la decisión de incorporarse a este Programa del INTI? ¿Y cómo se contactan con el INTI para incorporarse a la capacitación? 

El INTI Centro Misiones ofrece dentro de sus servicios de asistencia técnica, como es el caso del Programa de Mejora Continua, un costo acorde a la realidad de las Pymes regionales valorizando que la necesidad del empresario es contar con una institución que acerca soluciones prácticas y de costo real. En el caso de que la Pyme no pueda acceder al programa por problemas de costo, desde el INTI junto a otras oficinas o programas nacionales o provinciales,  tratamos de que la empresa pueda ser usuario del INTI. Lo importante es el interés.

 

AF: ¿Qué implica internamente para la empresa y para el personal de la misma esta decisión? ¿Qué lograrían al dar este paso?

Es importante ser eficiente tanto en el sector de producción, como en lo comercial y administrativo, debido a que la buena gestión de la empresa favorece la rentabilidad de la misma, además de incrementar la mejora de la cultura del trabajo del personal, la formación de las jefaturas y gerentes, y el financiamiento de futuras inversiones. Todo esto, en forma conjunta asegura la sostenibilidad  de las Pymes en la actualidad y en potenciales crisis del futuro.

Con las Tecnologías de Gestión, tenemos el objetivo de promover de manera sistemática la mejora de la eficiencia y la eficacia productiva de las empresas mediante la capacitación y transferencia de tecnologías de gestión, para favorecer el desarrollo tecnológico, el crecimiento económico del país y la generación de empleo en la región.

El principal desafío es fomentar la cultura de la Mejora Continua (Sistema japonés KAIZEN), guiando a las empresas en la implementación de los cambios y el desarrollo de habilidades en las personas para la participación y el abordaje en la resolución de problemas.

 

AF: ¿De qué se ocupan de coordinar los técnicos del INTI?

Los técnicos del INTI visitamos las empresas y hacemos un pre-diagnóstico del funcionamiento de la misma, donde observamos los procesos de la fábrica y entrevistamos a los miembros de la empresa. Posteriormente, acercamos al empresario un informe con observaciones u oportunidades de mejora donde recomendamos qué herramientas deberían aplicar para mejorar y obtener resultados productivos en la empresa.

 

AF: ¿Cuántas Pymes han capacitado en estos dos últimos años?

En Misiones hemos asistido in situ a 60 empresas y hemos realizado capacitaciones de mejora continua a más de 500 personas de diferentes áreas, ya sean educativas, productivas o gerenciales. Además, de lograr que el recurso técnico llegue a los diferentes municipios de la provincia, asistiendo incluso en la actualidad a Pymes de la provincia de Corrientes.

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *