Mesa Nacional de Competitividad: Afirman que pese a la baja de impuestos y la mayor rentabilidad, aún no hay nuevos proyectos de inversión ni más empleos generados por Arauco

El análisis de la situación actual del mercado forestal, en la que el productor Rubén Costas planteó la necesidad de intervención del Estado por el “abuso” de posición dominante de la gran empresa en la fijación de precios de chip y raleo “comprando a 88 dólares en promedio la materia prima para producir una tonelada de pasta celulósica cuando la venden a 800 dólares en el mercado exportador”, generó diversas opiniones. Para el empresario Daniel Durán, el problema es la sobreoferta de madera y la fuerte presión impositiva sobre la actividad primaria. En tanto, para el subsecretario de Desarrollo Forestal de Misiones, Juan Ángel Gauto “hay un gran esfuerzo desde el Estado en generar mejores condiciones de competitividad, desde Nación principalmente para los grandes jugadores como Arauco. Estos tienen el compromiso de generar más crecimiento. Pero hasta el momento en Misiones no existen en carpeta nuevos proyectos de la compañía”.

Por Patricia Escobar 

MISIONES (13/6/2018).- A través del gobierno nacional, los grandes jugadores de la industria forestal argentina obtuvieron beneficios significativos, desde reducción de impuestos, devaluación de la moneda que los favorece para la exportación, reducción de costos de puertos y habilitación de tramos para el uso de bitrenes, entre otris. “En esto hay un gran esfuerzo realizado por el Estado también, ya que para otorgar estas medidas se han realizado ajustes en otras áreas, se han quitado fondos que antes se destinaban a otros actores Pymes para beneficiar ahora en su desempeño internacional a los grandes jugadores de la cadena foresto-industrial. Si bien no tienen por normativa generar un “efecto derrame” hacia los productores primarios, sí tienen el compromiso de generar crecimiento con empleo e inversión, pero hasta el momento en Misiones no existen nuevos proyectos por parte de la compañía”, sostuvo el funcionario.

Las declaraciones respecto al tema fueron en el marco del análisis que realizaran ayer sobre la actualidad del sector primario forestal en Radio Libertad los ingenieros forestales Rubén Costas y Daniel Durán, donde la concentración, la posición dominante que ejercería Arauco Argentina en el mercado forestal y los bajos precios que se pagarían a los productores por chip y raleo con destino a producción de pasta celulósica volvieron a ser los temas centrales de cuestionamientos a la gran empresa, como también, entre otros factores siguen preocupados por la presión impositiva para la comercialización de la materia prima en la provincia, donde se “sobre cargan con impuestos municipales y provinciales”.

Los profesionales y productores coincidieron en que en la actualidad “se paga muy poco por la materia prima de los subproductos como el chip, raleo y leña, donde si bien la chilena Arauco (ex Alto Paraná) y Papel Misionero (Grupo Arcor) son los principales actores, seguiría siendo la compañía chilena la de mayor poder en el mercado”, explicó Costas.

Esta inequidad perjudicaría la rentabilidad de los productores forestales y fue duramente cuestionada por el productor y académico de la Facultad de Ciencias Forestales de la UNaM. “Uno entiende que las medidas adoptadas por el gobierno fueron positivas para la economía argentina. Desde la eliminación de retenciones nacionales a las exportaciones de pasta celulósica en 2016, seguido por la eliminación de impuestos provinciales a las exportaciones de pasta celulósica desde inicios de 2018, por medio del Pacto Fiscal. Después, buscada o no, se presentó la devaluación de la moneda, que puede seguir adelante en el transcurso del año; y además la aprobación reciente a la utilización de bitrenes para el transporte de productos forestales. Este paquete de medidas estará beneficiando solo a una gran empresa como Arauco”, dijo el productor de Eldorado. Y agregó: “en lo que respecta a los productores de trozas triturables de Misiones, hasta ahora no recibieron aumentos proporcionales por la materia prima que proveen, no se dio el efecto derrame”, recalcó el ingeniero forestal.

Por su parte, el empresario Daniel Durán aportó su visión con diferentes matices sobre si es conveniente o no una regulación del mercado sobre estos productos forestales. “La realidad es que toda la industria de productos forestales paga bajos precios por la materia prima, tanto las fábricas de Celulosa y Papel por la tonelada de trozas triturables como los aserraderos por los rollos. Esto se debe al escenario del mercado actual donde hay sobreoferta de madera, consecuencia de varios factores de la economía argentina que impactó en nuestra actividad. El mercado se acomoda solo, es oferta y demanda. Incluso, Papel Misionero paga menos que Arauco por la tonelada de chip y raleo. La realidad es que los productores estamos sufriendo precios muy bajos por la materia prima”, indicó el empresario.

Por otra parte, explicó que también afectó el desempeño de la actividad aspectos relacionados al clima. “Las pocas lluvias de marzo y abril hicieron que prácticamente todas las industrias tengan sobre stock de madera, por ello pagan menos por los rollos o no los aumentan frente al incremento de los costos de combustible y energía. En lo que va de 2018 el incremento de los costos de servicios y de logística fueron muy fuertes”, detalló el propietario de Selva SRL.

Rubén Costas:”Frente a un abuso de posición dominante de Arauco sobre precios de chip y raleo se necesita regular el mercado”

El ingeniero forestal Rubén Costas pidió retomar la necesidad de regular el mercado de productos forestales con destino a pasta celulósica a través del Instituto Forestal Provincial, que fue creado por ley pero aún no está reglamentado para su puesta en funcionamiento. “Se compraría a 88 dólares la materia prima para producir una tonelada de pasta celulósica y se vendería a un precio internacional cercano a los 800 dólares”, estimó el ingeniero. “Hay un abuso de posición dominante de Arauco, que fija precios y distorsiona el mercado, sin que nadie sin que nadie intervenga”, cuestionó.

Rubén Costas, además de productor, es un académico de la Facultad de Ciencias Forestales de la UNaM. En la entrevista con Radio Libertad precisó que “en Misiones hay otros 4.500 pequeños productores más y otros 500 actores en otra escala, que se encuentran en un mercado de posición dominante sobre la fijación de precio de la materia prima, ya que hay solo dos actores que rigen en el mercado de oferta de los subproductos forestales como son el chip, raleo y leña (Arauco y Papel Misionero), donde  pagan un mal precio al productor. Hoy prácticamente es pérdida o antieconómico vender los subproductos forestales, según la distancia”, admitió.

Seguido, el profesional analizó, según estimaciones de la última publicación del boletín de precios de referencia del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (COIFORM) correspondiente al cierre de abril de 2018, que el precio promedio de trozas pulpables puestos en la planta de Arauco Argentina en Puerto Esperanza rondaba los 400 pesos la tonelada, que convertidos a valor de dólar actual redondeado en 27 pesos resultaría 16 u$s/ton. “Con lo cual comprarían a unos 88 dólares la materia prima que necesita para producir una tonelada de pasta que tiene un precio internacional cercano a los 800 dólares”, estimó.

En este contexto, cuestionó que “el abuso de posición dominante de la gran empresa no puede ocurrir de manera tan injusta y tan distorsionada en el mercado, sin que nadie lo note, sin que nadie intervenga. Se esperaba de las medidas anunciadas para la competitividad de las grandes empresas, un impacto positivo sobre la actividad del conjunto del sector forestal, pero estas no produjeron “derrames” en los productores de materia prima, que por la naturaleza de la producción forestal siguen obligados a vender este tipo de madera al precio que establece prácticamente un solo comprador”, insistió el profesional.

De esta manera, Costas sostuvo que “se necesita avanzar en la reglamentación de la Ley que dio creación en 2016 al Instituto Forestal Provincial. La legislatura de Misiones tomó nota de los recurrentes planteos sobre este tema, y sancionó la ley XVI – Nº 120 que establece este espacio para discutir estos temas entre todos los actores en una mesa. Las posiciones dominantes de mercado, como monopolios y oligopolios que actúen en detrimento de productores y elaboradores es un tema a revisar para acordar entre los distintos sectores de la cadena foresto-industrial el precio de los productos forestales”, reclamó el productor de Eldorado.

“Cada vez está más lejos la brecha de lo que la industria paga al productor. Es difícil la regulación y nadie la quiere. Pero no puede ser que no haya nadie que se fije en la situación de cómo está funcionando este mercado en Misiones. En el capitalismo también hay reglas, hay observación para evitar abuso de posición dominante. Y esto es lo que buscamos desde hace mucho tiempo los productores forestales misioneros. Después de 50 años de actividad, es momento que todos los actores de la cadena participemos de los beneficios y que la torta se reparta entre todos, en forma más equilibrada. No podemos seguir regalando la madera o que nos quede como clavo en la chacra”, concluyó.

Misiones con políticas inclusivas

Por su parte, el subsecretario de Desarrollo Forestal, Juan Ángel Gauto, ratificó la política forestal del gobierno de la Provincia, que está enmarcada en el acompañamiento de “políticas inclusivas en la cadena de valor foresto-industria”, dijo en la entrevista radial.

El funcionario aseveró que focalizan sus esfuerzos en generar un mejor escenario para captar a potenciales inversores locales para un mejor aprovechamiento de la materia prima. “Mientras Corrientes apunta a lograr proyectos de celulosa y papel con inversores externos, desde Misiones apuntamos a fortalecer a los propietarios locales de Bosques Cultivados hacia proyectos orientados a la generación de energía a partir de biomasa”, diferenció el subsecretario respecto a las políticas que se plantean para desarrollar la actividad en la región.

También se refirió al apoyo desde la Provincia para participar de las reuniones de consenso nacional que permitan avanzar en la prórroga de la Ley 25.080 para sostener la promoción con pequeños productores.

Asimismo, mencionó que se avanza en la ejecución local del Programa de Competitividad y Sustentabilidad Forestal  (BID-Nación y Provincia) orientado a mejorar la tecnología y capacitación para pequeños y micro aserraderos, por medio de la inversión del nuevo Centro Tecnológico de la Madera (CTM) en Aristóbulo del Valle, y una nueva línea de equipamiento para producción de remanufactura para agregar valor, adem´s de la puesta en marcha de un vivero modelo en 2 de Mayo, entre otras acciones que enumeró y que asegura conforman el acompañamiento de  políticas de desarrollo inclusiva y competitivas para el sector Pyme de la provincia.

En ese contexto, respondió a los cuestionamientos expresados por Durán y Costas respecto a la baja rentabilidad y bajos precios del mercado para los productores forestales, con un “efecto derrame” de parte de la gran empresa que “no se produce”.

El funcionario aclaró, en principio, que “las medidas adoptadas por el gobierno nacional fueron destacadas desde el sector forestal por la representación institucional lograda y por quienes llevan adelante esta Mesa de Competitividad que está encabezada por el Presidente de la Nación. En primer lugar, se destaca la frecuencia con la que se lleva adelante esta agenda nacional con el sector privado, en la que participan representantes de grandes jugadores del sector forestal argentino y de cámaras Pymes. Lo que hemos visto como eje del planteo en esa Mesa Nacional fue el objetivo de avanzar en medidas que permitan recuperar competitividad frente a los mercados externos y en el entorno. Luego, seguramente tendrán que mirar la competitividad puertas adentro. Esto aún no lo han puesto en agenda”, señaló.

“Pero esa es una diferencia con la Provincia, donde tenemos una visión de política diferente con la Nación respecto del acompañamiento de las medidas de competitividad, más allá de que se acompañe desde el Gobierno de Misiones en todas las medidas que aporten al desarrollo foresto-industrial del país, nuestro foco está puesto en la atención de los pequeños productores  y las industrias Pymes, en el fortalecimiento de los inversores locales”, precisó el subsecretario.

En este sentido, Gauto sostuvo que se trabaja fuerte en la visión del inversor interno. “No sería necesario un inversor externo en la medida que se tiene capital puesto en el sector forestal argentino. Entre Misiones y Corrientes, la región ya tiene un capital de casi un millón de hectáreas forestadas. No existe una inversión externa que alcance esta cifra de inversión local. Además, tenemos una estructura fuerte, más de 4 mil familias misioneras son dueñas de los bosques cultivado de la provincia”, explicó.

En esa línea, agregó que “más allá de que tenemos un gran jugador externo, una gran empresa como Arauco, que tendrá un 30% del patrimonio de bosques cultivados, en Misiones existe un patrimonio de un 70% en manos de familias misioneras. Y es para estas familias que hay que tener políticas de desarrollo. Por ello, coincido en ese aspecto con los colegas, que la gran empresa no derrama al sector primario por su rol en la oferta y demanda. Pero desde el gobierno provincial estamos en una política activa para acompañar y lograr los beneficios para los pequeños”, fue el mensaje para los productores de parte del representante del gobierno.

 

Competitividad y concentración

Seguido, en la entrevista radial el subsecretario sostuvo que “se debe comprender que desde Arauco no están obligados normativamente a generar ese “efecto derrame” demandado que plantean desde el sector primario, pero sí tienen un compromiso en demostrar que dan valor agregado, generan empleo y aportan al crecimiento en el entorno donde se desempeñan. El sector privado asumió un compromiso ante la Mesa Nacional de Competitividad donde el Estado cedería algunas medidas para alcanzar el crecimiento, empleo  e inversiones en esta cadena productiva. Y esto sí podría medirse en proyectos de nuevas inversiones, de más empleo de parte de la gran empresa. Pero aún nada de eso fue presentado por Arauco, no existe un proyecto nuevo después de las medidas de ajustes de la Mesa Nacional. En lo que va de 2018, aún no tenemos en carpeta ningún proyecto de inversión o ampliación de esta empresa en Misiones. Por lo menos eso no existe hasta el momento”, afirmó el subsecretario.

Gauto recorrió la zona norte semanas atrás y se refirió al modelo de concentración que sigue ejerciendo Arauco en el sector. “La gran empresa mantiene la misma escala y la dinámica de trabajo en la que moviliza recursos humanos, no hay despidos sino rotación de personal, donde van saliendo y entrando nuevos empleados. También me comentaban que se registraron cambios de prestadores de servicios de cosecha forestal o de contratación de  proveedores. Ese es su esquema de trabajo y sin dudas afecta a los trabajadores de las empresas de servicios. Arauco tiene un modelo de producción de alta concentración, esto lo sabemos, donde en su política empresaria lleva adelante un análisis de costo, eficiencia y productividad en profundidad, pero en ese análisis no contempla un porcentaje para “distribuir” sus ganancias con los actores más pequeños de la cadena”, describió Gauto.

“Por ello,  con el beneficio de la quita de impuestos al sector empresario, que es donde se desarrolla la economía y por donde juega la competitividad, es un riesgo dejar la posibilidad a un actor tan importante de jugar libremente, y es allí donde entendemos hay una mirada incompleta desde Nación. Pero sí está muy claro en nuestra política provincial, donde tenemos en marcha programas concretos de asistencia y atención al productor. Esto se da gracias a una política fiscal clara de la provincia”, defendió nuevamente el subsecretario.

En tanto, respecto de “la gran empresa lo que se espera es que asuma el compromiso de dar crecimiento, valor agregado y empleo”, concluyó.

Daniel Durán:”El problema de la actividad primaria es la sobreoferta de madera en el mercado y la presión impositiva”

Daniel Durán es ingeniero forestal, propietario de una empresa de Servicios Forestales en Eldorado y plantador, socio de Amayadap (Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná) y presidente de AFoA Misiones.

En la entrevista con Radio Libertad expresó sus coincidencias sobre el crítico escenario que atraviesa el productor primario por los bajos precios que paga el mercado la materia prima y explicó el bajo o nulo margen de rentabilidad que alcanzan en la actualidad ante lo que considera una fuerte presión impositiva sobre la comercialización de la materia prima.

“No puedo dejar de coincidir con lo que dice Rubén Costas, pero no creo que por medio de la reglamentación del Instituto Forestal Provincial cambie esta situación.Primero porque no soy muy partidario de regular precios. Tenemos el caso del INYM (Instituto Nacional de la Yerba Mate) donde se siguen peleando por un precio justo, y el productor nunca consigue el precio que considera necesario. Por ello, más que intentar regular precios del mercado forestal en la provincia, habría que focalizar las energías en ayudar a que las industrias puedan exportar con un compromiso de que si logran ingresar al mercado externo también incrementen o paguen mejores precios a los productores, que se traslade esta mejora al primer eslabón de la cadena, la actividad primaria”, opinó el empresario.

Paralelamente, el empresario volvió a la carga con la política fiscal misionera, posición que remarca en toda oportunidad y espacio que se le permite defender la actividad. “La carga impositiva que recae sobre la comercialización de la materia prima quita cualquier posibilidad de lograr un margen de rentabilidad en esta actividad”, expresó.

“En principio, la industria retiene al productor un 2% por la tasa forestal al momento de entregar los rollos. Por otro lado, hay  muchos productores que no cosechan sus propios bosques sino que contratan los servicios de empresas forestales, y por ese servicio se paga un 5% de impuestos. Es decir, ya estamos en el orden de un 7% de carga de impuestos sobre la materia prima. Sumado a ello, hay  municipios que cobran tasa de comercio de un 2%. Se incrementa la carga tributaria a un 9%, todo esto directamente sobre el precio de la  materia prima. Este es un dato no menor, es importante hacer un esfuerzo para revisar estas situaciones y adoptar medidas que permitan quitar presión fiscal sobre la actividad primaria y lograr así una cadena productiva más competitiva”, consideró Durán.

En este sentido, se diferenció de Costas respecto a la necesidad de reglamentar el Instituto Forestal. “Antes que un Instituto para regular el mercado, es necesario sentar a todos los actores a una mesa de negociación, y después en todo caso ir hacia una medida reglamentada. La verdad es que en el sector foresto-industrial hay dos grandes industrias (Arauco y Papel Msionero) y casi 700 aserraderos. Como productor no planté pensando en alimentar a las industrias celulósicas con el subproducto que se genera de chip y raleo, ya que siempre van a pagar por estos productos un precio menor. Apunto al mercado de rollos a la industria, de laminado o aserrío, que pague un mejor valor por la materia prima. Planté durante muchos años para lograr algo más rentable. Al sector industrial es a quien hay que buscarle la forma que sea más rentable, más competitivo, para que pueda pagar mejores precios por la materia prima”, concluyó Durán.

 

TE PUEDE INTERESAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *