Estiman que el 40% de la energía que se consume en la provincia proviene de la biomasa

Estiman que el 40% de la energía que se consume en Misiones proviene de la biomasa

En Misiones, el combustible de origen vegetal se utiliza para la generación de calor en secaderos de yerba mate, té, madera y la industria cerámica. “El consumo de energía térmica en la provincia ronda el 40% del total”, estimó el ingeniero Hugo Mousquere, empresario metalúrgico de la ciudad de Oberá. El porcentaje de generación se distribuye entre chips, pellets y leña de eucalipto, “ya que prácticamente se ha dejado de utilizar la madera dura”, aseguró.

Fuente: Antena Uno Posadas

 

Estiman que el 40% de la energía que se consume en la provincia proviene de la biomasa

 

MISIONES (9/6/2016).- En diálogo con Radio Antena Uno Mousquere, titular de la firma metalúrgica HM Packing, especializada en máquinas de empaque, intercambiadores de calor e inyectores de combustibles sólidos, consideró necesario implementar la caracterización y normalización del subproducto para lograr mejores rendimientos y eficiencia energética. “En nuestra provincia se debería dar mas ímpetu al consumo de biomasa como generadora de energía térmica”, afirmó el empresario, agregando información sobre la utilización de energía a lo planteado por el ministro Sergio Lanziani, sobre las proyecciones de consumo de energía eléctrica de la provincia y los desafíos para cubrir la demanda a futuro.

 

En general, al hablar sobre la producción y el consumo de energía se indican valores referidos a la electricidad, propios de una sociedad electro dependiente. El espectro de aplicación del concepto energía es mucho más amplio y en Misiones, generadora del mayor volumen de biomasa del país, la energía térmica es de uso intensivo debido a la producción primaria. Consultado sobre el porqué de la falta de información al respecto, Mousquere señaló que es una cuestión de perspectiva de la sociedad, “a la energía renovable, o el arbolito, lo tenemos cerca. No es como el petróleo, ni sus derivados como el gas, donde se encuentran componentes mas sofisticados”, tanto para la producción como para la comercialización.

 

En regiones como Latinoamérica y África la leña es de uso intensivo, tanto para la industria como en el hogar, “pero en países de la Unión Europea, como España y Alemania o Estados Unidos se utiliza mucho el pellet para energía térmica o calefacción”, señaló el ingeniero. Aseguró que ese camino se debe recorrer para lograr valor agregado “en nuestra provincia se debería dar más ímpetu al consumo de biomasa como generadora de energía térmica”. En general, y por inversiones realizadas en los últimos años en nuestro territorio, cuando se habla de biomasa se la relaciona a la generación de vapor para su transformación en energía eléctrica.

 

En realidad, explicó el empresario, “la generación directa de calor representa una rama muy grande” en el sector energético, que en la provincia se debe resaltar dado el uso intensivo que de este tipo de energía se hace. En la industria local el chip, desde hace muchos años, se utiliza para la producción de papel como pulpa, “el resto se quema, ya sea en forma de viruta o aserrín”, comentó. Aseguró que “desde hace un corto tiempo se dio un mayor impulso desde el Instituto Nacional de la yerba Mate (INYM) a la utilización de estos sub productos en quemadores para la producción de yerbatera”. En general la quema se realiza con el derivado en forma de astillas de pino o eucalipto.

 

No se conocen datos fehacientes de los volúmenes de biomasa que se consumen en la provincia, ni de los rendimientos que se obtienen con su utilización. La quema del subproducto se realiza en los secaderos de yerba mate, té, madera y otras industrias como la fabricación de cerámicos y ladrillos. Atentos a esta situación, y en la búsqueda de asistir a la industria tealera, en Ministerio del Agro de la provincia, a través de la Fundación de Asuntos Agrarios, impulsó y financió la instalación de nuevos sistemas de quemadores e intercambiadores de calor en los secaderos, con el objetivo de aumentar la eficiencia para disminuir los costos de producción.

 

Para el empresario obereño, en Misiones, “debemos avanzar en la introducción masiva de equipos de generación de calor de alta eficiencia”. Agregó que “la diferencia entre quemar el chip con una fogata y quemarlo bien, sin polución, para obtener la mayor cantidad de energía es muy grande”. Así, la biomasa que se genera en la provincia tiene el potencial de cubrir la gran demanda de energía térmica pero también la eléctrica. “Estamos avanzando, pero se necesita un mayor impulso, hay que ir por más”, expresó y comentó que la empresa que dirige comenzó a desarrollar un proyecto para la fabricación de turbinas de vapor para generar electricidad.

 

Caracterización y normalización de la biomasa

 

Hugo Mousquere, egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Misiones, comentó que el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), está trabajando en el territorio misionero con una serie de proyectos basados en el desarrollo de un sistema de estandarización de la biomasa como combustible. “Uno de las tareas es la detección de cómo los usuarios de chips están utilizándolos, determinar los volúmenes y el rendimiento calórico” que se obtiene en los secaderos de la provincia. La segunda línea de trabajo “es la caracterización o normalización del producto como combustible, que es la forma en que se vende en Europa y Estados Unidos a pie de fábrica”, señaló.

 

A modo de ejemplo, el ingeniero indicó que “como fabricante de chips obtendré un producto con medidas estándar, sin finos, con o sin cáscara”, lo que será el indicador de la calidad del chip. “En una comparación con los combustibles líquidos serían los equivalentes a las naftas súper o premium, el usuario conocerá de antemano el producto por el que está pagando y podrá hacer un uso racional del combustible”, explicó.

 

Para lograr esta caracterización, y ofrecer un producto de alto valor agregado, “se debe tener en cuenta que el agua contenida en la biomasa ronda el 48% cuando se corta un pino”, detalló Mousquere. Agregó que “a los dos meses de estacionado ese porcentaje llega a 30”. El valor representa, por cada tonelada de chip, cerca de 300 kilos de agua, “que en el proceso de quema se vaporiza, por lo que el sistema absorbe parte de la energía calórica para poder eliminarla y lo que sucede es que estamos gastando plata de más”.

 

El proceso que se debe aplicar a la biomasa cruda ya fue estandarizado por el INTI y las maquinas para lograrlo, además de los quemadores de alto rendimiento que se deben utilizar para generar la energía térmica, se producen en la provincia de Misiones. De esta forma, la explotación del amplio abanico de oportunidades que tiene la biomasa forestal para la generación de energía depende de los misioneros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *