Principales puntos de los reclamos planteados por el Foro Forestal del NEA

NOTICIA RELACIONADA

Preocupación por el funcionamiento de la Dirección de Forestación de la Sagpya y de la Ley 25.080. PRECARIEDAD INSTITUCIONAL EN EL ORGANISMO DE APLICACION: Queremos transmitir, a las autoridades nacionales y provinciales, nuestra preocupación por la precariedad institucional que observamos en la Dirección de Forestación y en la Comisión Asesora de la Ley 25080. Con respecto a la Dirección de Forestación, hemos tomado nota del Decreto 892/2005, que establece un plazo de 180 días hábiles para llamar a concurso para ocupar el cargo de Director en la Dirección de Forestación. Ese plazo se estaría venciendo el 8 de setiembre próximo. El mismo Decreto refleja la precariedad y corto plazo del nombramiento de quien actualmente ejerce la función de Director de Forestación y abre el camino para mejorar esta situación. Pero nos preocupa que a la fecha no se detecten signos de la puesta en marcha del concurso mencionado. COMISION ASESORA DE LA LEY 25.080: Por otra parte, observamos que la acefalía de la Coordinación Nacional de Políticas Foresto-industriales, con el alejamiento del Sr. José Amigo, ha dejado sin un responsable visible el seguimiento y convocatoria de la Comisión Asesora de la Ley 25.080, por lo que la necesidad de tratar el estado actual de la aplicación de la Ley es un reclamo sin destinatario preciso. Ante esta situación solicitamos que, por su intermedio, se arbitren los medios para convocar a reunión de la Comisión Asesora de la Ley 25.080, de manera de darle continuidad y participación a una institución creada por Ley y contar con el espacio previsto para analizar la situación de la aplicación de la Ley 25.080. PLANES PENDIENTES DE APROBACIÓN Y PAGO: A la luz de los datos por Usted aportados, en oportunidad de la última reunión de la Comisión Asesora (9 de mayo pasado), y frente a la precariedad de datos sobre los planes ya aprobados y aquellos efectivamente abonados, resulta imprescindible conocer fehacientemente la situación de los 13.100 expedientes por Usted mencionados. Y reiterar, una vez más, la necesidad imperiosa de agilizar el pago de todos aquellos planes aprobados, inspeccionados y reverificados. BENEFICIOS FISCALES: Nada se ha avanzado sobre la regularización de los beneficios impositivos, suspendidos temporariamente hace ya unos cuantos meses, como tampoco se ha logrado la aprobación de las solicitudes de estos beneficios, perfectamente establecidos por la Ley 25080, llegándose al extremo de la situación planteada por varias empresas en el sentido de renunciar a dichos beneficios. Paralelamente la resolución SAGPyA Nº 260/05, establece la constitución de garantías a emprendimientos ya aprobados y en plena etapa de cumplimiento, lo que a todas luces contradice los principales objetivos tenidos en vista al sancionarse la Ley 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados. Posteriormente, el dictado de la Resolución SAGPyA N° 474/05 no transmitió la calma que todos aguardábamos ansiosos, por el contrario la referida norma vino a incrementar la situación de inseguridad jurídica imperante. cursiva/A todo este incierto panorama se suma la aparente disparidad de criterios entre el Ministerio de Economía y la SAGPyA, habida cuenta que en el pasado mes de febrero, el propio Ministro Lavagna anunció el Foro Nacional de Competitividad de la Cadena productiva de la Madera al Mueble, uno de los 9 Ejes estratégicos del desarrollo del país, el cual tiene como primera acción la “Efectiva instrumentación y aplicación de la Ley de Inversiones para Bosques Cultivados, Ley 25.080”; recordemos que la SAGPyA y, por ende, la Dirección de Forestación dependen de dicha cartera ministerial/cursiva negrita/Por todo lo anterior, nos permitimos reiterar que la delicada situación que atraviesa el sector difícilmente se supere con la imposición de mayores obstáculos a la inversión; muy por el contrario, la Ley de Inversiones para Bosques Cultivados fue concebida como un instrumento de promoción, imprescindible para un sector tan postergado como ha sido el forestal y el foresto-industrial. Si no comprendemos esto estaremos muy lejos de aquel anhelo esbozado en el debate parlamentario, previo a la sanción de la ley, cuando se vaticinaba que su aprobación daría a nuestro país posibilidades de competir con los países del Mercosur, a la vez que representaría para todas las provincias, para el federalismo argentino, la posibilidad de desarrollar potencialidades de trabajo y de riqueza en nuestras regiones/negrita.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *